Cuba Ala Décima

Sitio del Grupo Ala Décima para los amigos del mundo interesados por la poesía escrita en estrofas de diez versos en español. Director: Pedro Péglez González. Subdirectores: Modesto Caballero Ramos y Karel Leyva Ferrer. Corresponsales: Miembros y colaboradores del Grupo Ala Décima. Asistencia técnica: Belkis Amión. (Visualización más aceptable por el navegador Mozilla Firefox)

domingo, julio 05, 2015

Junior Fernández Guerra, Premio Cucalambé


Por su libro Extraños ritos del alma

Entre los más significativos momentos de la recién concluida XLVIII Jornada Cucalambeana —que fueron muchos—, estuvo la premiación del Concurso Cucalambé en décima escrita, ganado por el joven poeta tunero Junior Fernández Guerra
A la izquierda, Ramón Batista, director de la Casa Iberoamericana de la Décima El Cucalambé, al entregar el diploma a Junior. A la derecha, Péglez, integrante del jurado. Foto: Jorge Pérez Cruz.

El novel autor mereció el lauro por su libro Extraños ritos del alma (Antología de voces en la niebla), según veredicto del jurado presidido por Carlos Zamora e integrado por José Manuel Espino y Pedro Péglez González.

Junior Fernández Guerra nació en 1984 en Novosibirsk, antigua URSS, pues sus padres, cubanos, estudiaban allá. Pero su formación ha sido en Cuba, en Las Tunas, donde reside. Además de poeta es narrador, Licenciado en Ciencias Pedagógicas, instructor literario, egresado del Taller de técnicas narrativas del Centro de formación Onelio Jorge Cardoso, y miembro de la Asociación Hermanos Saíz. Ha merecido por su quehacer literario diversos lauros, entre ellos el Premio del III concurso nacional de décima escrita Toda luz y toda mía (2014), con su conjunto titulado Amar, temer, partir. Es director del Proyecto de promoción literaria y publicaciones alternativas EncaminARTE.

Acerca de su libro ahora premiado, Extraños ritos…, Junior comentó a la periodista Zucel de la Peña Mora, del tunero Periódico 26, que la temática del suicidio late como hilo conductor de las páginas: "Conversando con un amigo me di cuenta de que la mayoría de los escritores que había leído, se habían suicidado. Me puse a pensar qué puede impulsar a una persona a tomar la decisión de quitarse la vida, qué razones pueden ser de tanto peso como para que uno decida no existir más". (…) Un profundo estudio de cada personalidad antecedió a la consumación del texto, por el que se pasean nombres como el de Reynaldo Arenas, Emilio Salgari, Alfonsina Storni y Silvia Platt. "Es mi homenaje a ellos. Cada poema está dedicado a un artista, todos llevan una cita suya y lo que trato de alguna manera es dilucidar qué intenciones tenían, qué motivaciones los llevaron al suicidio. Resulta un libro bastante oscuro, pero era la inquietud que yo tenía, y debía sacar eso afuera". De ese libro es este poema:

LA HABANA, 1997

(…) no soy más que un vecino
asomado a su balcón prestado entre balcones.
Quién me mira desde allá abajo y quién lo
mira a él desde aquí arriba.

Ángel Escobar

Otra duda me apuñala en la orilla de este pozo
un aire de calabozo
una herida que acicala mi nacimiento
y escala sobre la muerte infinita de la ciudad
¡la maldita ciudad!
la última piedra
será una voz que no medra
sobre la fuente marchita que transito
la oquedad me consume
no hay clemencia para mí
la intermitencia de mis palabras
la edad de mis pasos
la verdad
corta mi lengua de cuajo
y grito a Dios:
¿Quién carajo me salvará del abismo?

El salto es un silogismo…

No puedo
                 caer
                         más
                                  bajo

----------------------------------------------------
Escobar cultivó una poética profunda y real, sin discursos banales ni superfluos. Su afán por desentrañar los misterios existenciales de la vida y la muerte, el dolor y la resistencia, la angustia, devinieron en alucinaciones y desarreglos esquizoides. Según Enrique Saínz, “(…) el poeta pudo elegir entre el silencio y la palabra, entre el sufrimiento callado y la poesía angustiada, entre la poesía tonta y la suya, desesperada y anhelante de transparencia, conocimiento. (…) Casi a punto de cumplir los cuarenta años decidió una tarde sentarse en el balcón de su apartamento y se dejó caer.

VEA EN PERIÓDICO TRABAJADORES:

OTROS MOMENTOS DE LA JORNADA:

Los restantes lauros entregados en el Catauro de la décima, espacio de los escritores en la XLVIII Jornada Cucalambeana, fueron los siguientes: En el Concurso de glosas Canto alrededor del punto, el jurado —Argel Fernández, Juan Carlos García Guridi y María Eugenia Azcuy—, concedió el premio a la obra Discurso del aprendiz de Sísifo, de Rigoberto Fernández Castillo (Ciego de Ávila). En el Concurso iberoamericano de décima humorística —jurado integrado por Ana Rosa Díaz Naranjo, Antonio Berazaín y Marcos San Gil— otorgó el galardón al conjunto El móvil de mi vecina, de Ronel González Sánchez, de Holguín.

Otro encuentro tuvieron los escritores fuera del Catauro de la décima: el de las agrupaciones, celebrado en la sede de la Unión de Escritores y Artistas, con representaciones de grupos como el Espinel-Cucalambé, el Décima al filo, el Toda luz y toda mía, el de Escritores Rurales y el Ala Décima, donde se dieron referencias del quehacer de estas entidades y se anunciaron acciones que realizarán próximamente.

VEA EN PERIÓDICO 26 MÁS DE LA CUCALAMBEANA:

LA JORNADA EN NUESTROS ARCHIVOS:

Etiquetas: , , , , , , ,

0 Comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

<< Página Principal

 
Blogalaxia Blogalaxia