Cuba Ala Décima

Sitio del Grupo Ala Décima para los amigos del mundo interesados por la poesía escrita en estrofas de diez versos en español. Director: Pedro Péglez González. Subdirectores: Modesto Caballero Ramos y Karel Leyva Ferrer. Corresponsales: Miembros y colaboradores del Grupo Ala Décima. Asistencia técnica: Belkis Amión. (Visualización más aceptable por el navegador Mozilla Firefox)

jueves, febrero 21, 2013

Frank Upierre en la peña de Alamar


Una extensión del XIII Ala Décima

Considerado por muchos como el poeta más lírico del Grupo Ala Décima, el también presidente de la agrupación en Guanabacoa y carismático trovador, tras participar en el complemento musical del encuentro por su aniversario 13 y premiación del XIII concurso nacional Ala Décima, volvió a la peña y extendió esa celebración


El encuentro por el cumpleaños 13 del Grupo Ala Décima y premiación de su XIII concurso nacional —celebrado en la peña semanal sede del Grupo Ala Décima, en la biblioteca Tina Modotti de Alamar, La Habana del Este, también como tributo a José Martí en el aniversario 160 de su natalicio y saludo a la XXII Feria Internacional del Libro Cuba 2013— tuvo continuidad en el recital de poesía y trova que ofreció Frank Upierre el lunes siguiente en ese espacio, a propósito del Día del Amor y la Amistad.

Con esta y otras participaciones, el escritor y artista, que se encuentra cumpliendo compromisos como trovador en Moscú, Rusia, compartió tiempo de sus actuales vacaciones en La Habana con sus hermanos de la décima. En la peña de Alamar cantó varias piezas de la trova tradicional cubana y números de su autoría, volvió a hacer dúo con Adriano Rodríguez, y declamó poemas suyos, entre ellos este:

ARETE

Muchacha tú que me miras
y dudas porque mi edad
le cuelga a mi identidad
un arete que no admiras
por tu mente mil mentiras
no te dejan comprender.
Pero si quieres saber
la historia de mi secreto
mi arete es un amuleto
recuerdo de una mujer.
Mi arete esta joya vana
en la que tú reparaste
aunque te sepa a contraste
la lleva un hombre en La Habana.
Aunque sé que a cada cana
de mi vejez no se ajusta
no me importa si te gusta
ni si lo has entendido
y si no has comprendido
eso a tu edad no me asusta.
Desde entonces va conmigo
a cada hora y momento
pues mi arete es el sustento
de su olor y de su ombligo.
Mi arete es ese testigo
de la carne que se ama
es esa voz que me llama
si la casa está vacía
y si la noche es muy fría
viene y se acuesta en mi cama.
Mi arete aunque a mi figura
le dé un toque femenino
es el vigor masculino
que engendra la carne dura.
Mi arete es esa cintura
que se desnudó en mi almohada
y que en U multiplicada
se deshizo en su interior.
Mi arete es un flaco amor
de una mujer condenada
a morir porque la suerte
malos dados le jugó
en vez de vida le dio
los números de la muerte.
Mi arete es el soplo fuerte
que la sostiene. Certeza
de sentirla cuando besa
de fundirme cuando está
de saber cuando se va
que por mi arete regresa.


Frank Upierre Casellas
(Guanabacoa, La Habana, 1956) es uno de los poetas iniciadores del actual proceso de revitalización de la décima, con libros como
Está lloviendo en La Habana (México, 1991), Bajo la calma y el sueño (1993) y Tablero de Ifá (1994). En el 2002 la Editorial Extramuros publicó su poemario El cantar de los callares. Ingresó al Grupo Ala Décima en el 2002, después de haber alcanzado ese año el Premio Ala Décima con su obra La identidad del espejo. En el 2011, desde Moscú, envió este mensaje de felicitación a los ganadores del XI concurso nacional Ala Décima, el cual condimentó con una estrofa en la que juega con versos de los diálogos poéticos coordinados por Ramón Espino. En Cuba Ala Décima puede ver varios poemas de Frank, entre ellos, Yo era un latido invisible…. Otro acercamiento a su obra poética, con el siguiente link, en la antología on line Arte poética. Rostros y versos, del poeta salvadoreño André Cruchaga.

EN NUESTROS ARCHIVOS:

Etiquetas: , , , , , ,

0 Comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

<< Página Principal

 
Blogalaxia Blogalaxia