Cuba Ala Décima

Sitio del Grupo Ala Décima para los amigos del mundo interesados por la poesía escrita en estrofas de diez versos en español. Director: Pedro Péglez González. Subdirectores: Modesto Caballero Ramos y Karel Leyva Ferrer. Corresponsales: Miembros y colaboradores del Grupo Ala Décima. Asistencia técnica: Belkis Amión. (Visualización más aceptable por el navegador Mozilla Firefox)

miércoles, mayo 20, 2009

Desde Pinar del Río

Los hijos de la tierra, la luna y el sol

Por Lorenzo Suárez Crespo

Una vez más hemos vuelto los pasos tras la huella martiana al recordar sus palabras: solo en lo espontáneo y sincero hay grandeza de alma. Con esta sensación de lo hermoso, lo útil y lo imperecedero asistimos el pasado sábado a la Casa de la Décima Celestino García de Pinar del Río para celebrar el Día del Campesino en sus vísperas.

Más allá de épocas o postulados políticosociales, decenas de amantes y cultores de la malara se dieron cita a orillas del Guamá como ya se viene patentizando en estas noches sabatinas a los acordes musicales del grupo Fulgor Campesino y los poetas repentistas, así como algunos invitados en los que prima la música tradicional y otras manifestaciones que enriquecen el proceso de la oralidad en esta provincia de encantamiento bucólico y virtuosismo histórico.

Convencidos de que en el campesinado cubano están las más hondas raíces de nuestra identidad si tenemos en cuenta que son los verdaderos hijos de la tierra, la luna y el sol, no hay día que no sea propicio para su reconocimiento y la oportunidad fue bien concebida como parte de un proyecto sociocultural que se nutre de esta esencia espiritual.

Figuras estelares como José Ramón Sánchez, músico creador de la pieza El Madrugador, y Celina González, con temas inolvidables como Yo soy el punto cubano, fueron los primeros motivos en las voces de José Zambrana y de Esther Martínez, mientras que el poeta más importante del fenómeno del repentismo en Vuelta Abajo, Celestino García, también fue recordado. Para la ocasión, Lorenzo Suárez Crespo presentó el plegable Malareando en glosa, del poeta Francisco Henríquez, donde el Rey de los Versadores y la zona occidental se abordan con naturalidad y riqueza lírica.

Juan Montano Caro, director de la institución, inició la ronda de los poetas con el tema del campesino y su impronta en la creación y en la vida.

Otro plegable del cual se hicieron algunas lecturas por parte de Lorenzo y que se presentó al público fue Malaras guajiras, compendio de piezas antológicas del género. Estos textos son editados por la Casa de la Décima como parte de su esfuerzo promocional y de rescate en el sentido patrimonial de la malara.

El encuentro contó con sus respectivos espacios de las tonadas, el pie forzado, las controversias, el piropo cantado y una nueva sección que se inserta dentro del humorismo, titulada El Buzón del Amor, conducida por Lorenzo Suárez y con la participación repentista de José Lorenzo Delgado. La declamación contó como siempre con Oscar Santana en un acercamiento a los hombres el campo con malaras de su autoría.

De nuevo en las noches del sábado con su estilo peculiar y de meritoria aceptación, disfrutamos de la actuación del Dúo Amanecer.

En una suerte de mágico collar a lo largo de las dos horas del encuentro, el grupo Fulgor Campesino atrajo con sus ritmos a los bailadores para favorecer no solo el divertimento, sino la revitalización de esta imagen costumbrista tan popular que no puede faltar en los guateques.

Volviendo al Apóstol: El arte, como la sal a los alimentos, preserva las naciones. En cada verso, en cada expresión artística y efusivo reconocimiento a los campesinos, hay un toque de campanas por el bien del hombre y el llamado legendario de la cultura que nos reafirma y nos salva.


Muchas décimas se dieron a conocer en este encuentro, nos informa el autor de esta reseña, y nos envía una buena cantidad de ellas. A modo de muestra, Cuba Ala Décima escoge dos, del propio Lorenzo
Suárez Crespo, entre diez que glosan una estrofa de Francisco Henríquez:


3
¡Cómo olvidar al guajiro
don Celestino García
que puso su melodía
a volar en su retiro!
Hacia atrás el tiempo miro
como en busca del porqué
la décima un día se fue
de Malara y de su sueño,
y hoy es de este pinareño
nieto del Cucalambé.

4
Cuando la décima entró
a bañarse en El Cornito
de un entusiasmo infinito

y campestre se inundó.
A pie y desnuda sufrió

con los guajiros de allí,
y el verso ––como un rubí––
se fue puliendo en las manos
de los poetas cubanos
y ungido por Naborí.


Del decimario La brújula del viajero, de Lorenzo Suárez Crespo, puede ver mediante este enlace el poema ¿Por quién doblan las campanas? También en nuestros archivos, su comentario sobre el decimario Con mi guitarra de invierno, de la doctora Lourdes de la Caridad Gutiérrez Álvarez, publicado por la Editorial Loynaz. Para comunicarse con el autor mediante email: lorenzosuarezc@yahoo.es

Etiquetas: , , , ,

0 Comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

<< Página Principal

 
Blogalaxia Blogalaxia