Cuba Ala Décima

Sitio del Grupo Ala Décima para los amigos del mundo interesados por la poesía escrita en estrofas de diez versos en español. Director: Pedro Péglez González. Subdirectores: Modesto Caballero Ramos y Karel Leyva Ferrer. Corresponsales: Miembros y colaboradores del Grupo Ala Décima. Asistencia técnica: Belkis Amión. (Visualización más aceptable por el navegador Mozilla Firefox)

martes, julio 31, 2007





Casi todo,
Ada Elba
y Argel

Por Pedro Péglez González
Tomado de Trabajadores

Es verdad de Perogrullo que la valía de un poema o un poemario no está en su extensión. Me lo confirma una vez más, desde su enjuta sencillez y economía de recursos en la presentación, el cuaderno Casi todo, la noche y lo demás, integrado por catorce sonetos y dos décimas de Argel Fernández Granado (Puerto Padre, Las Tunas, 1963), publicado por la tunera Editorial Sanlope.

Poesía apasionada que se apropia del universo lírico de la homenajeada —poetisa y creadora multifacética desaparecida con sólo 30 años por un “aletazo brutal del destino”, al decir de Teresita Fernández— para traerlo otra vez, recontextualizado. Aunque emplea —y con maestría— la glosa tradicional, no está sólo en ese proceder un tanto epidérmico la apropiación, sino en toda la atmósfera ideotemática y tropológica que despliega Argel a lo largo del conjunto.

Poesía además desgarrada por la pérdida, de una tan convincente autenticidad que asombra saber que el autor y Ada Elba no se conocieron, sino que fue la lectura de su obra, años después de su muerte, lo que obró en el poeta tan visceral conmoción. Otros autores, antes, transitaron por iguales caminos de estremecimiento al contacto con el legado poético de Ada. Pero es en Casi todo, la noche y lo demás donde se logra una cristalización mayor de un metatexto surgido de la intertextualización con el inquietante quehacer poético de la autora de Identidad y Fin del pájaro sur.

Es, por otra parte, la ópera prima de un poeta y narrador que no había publicado libro a pesar de varios premios y de su inclusión en antologías de Cuba y México.

Ada Elba nació en el poblado espirituano de Jarahueca, donde cada dos años se le rinde homenaje con un encuentro que reúne a escritores, artistas e investigadores de todo el país. La Bienal Identidad, nombre de esa cita, tendrá su sexta edición este año, del 13 al 20 de septiembre.


Ofrecemos las dos décimas con que Argel abre y cierra su cuaderno de homenaje para Ada Elba.


JARAHUECA

uno despierta aquí y está frente a su pan

Ada Elba Pérez


Uno sabe que duerme, mientras no se despierta,
alrededor no existen Ada Elba y septiembre,
sabe que no germinan las palabras que siembre
un sembrador iluso como página abierta.
Nadie escribe dor
mido su nombre, ni a su puerta
llegan palomas blancas anunciando que están
esperando por uno, ni naufraga su afán
en aguas del insomnio, pero sueña el abrazo
para quien rompe sombras cuando marca su paso;
despierta en Jarahueca y está frente a su pan.


ADA FÉNIX

He visto el paraíso cotidiano,
rincón donde tú, Fénix, resucitas.
Conozco esa nostalgia donde habitas
y la costumbre de tu brillo arcano.
La noche material te acosa en vano,
porque frente al reloj no te desplomas,
y sobre Jarahueca así te asomas,
ave, sin 5to punto cardinal
de olvido, sin la prisa universal,
en una ardiente lluvia de palomas.


Para comunicar con el autor vía email: cdecima@tunet.cult.cu

lunes, julio 30, 2007






Dos décimas

de Carlos Zamora

Carlos Zamora Rodríguez (Matanzas, 1962) es Licenciado en Filología en la Universidad Central de Las Villas (1985), poeta, narrador e investigador, y miembro de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba (UNEAC). La tunera Editorial Sanlope publicó sus cuadernos Fábula del cántaro roto (poesía) y Decires (poesía para niños), ambos en 1991. Por ese propio sello apareció Estación de las sombras (2001), que fuera Mención en el Concurso internacional de poesía Nicolás Guillén (México, 1999). En 1996 mereció el Premio Décima Joven de Cuba.

Sus textos han sido incluidos en numerosas antologías y compilaciones cubanas y extranjeras, entre ellas: Nuevos poetas cubanos (La Habana: Editorial Letras Cubanas, 1994), Poesía cubana hoy (Madrid: Editorial Grupo Cero, 1995), Nuevos juegos prohibidos (La Habana: Editorial Letras Cubanas, 1997), Diez de espada (La Habana: Editorial Letras Cubanas, 1997), Hermanos (Brasil, 1997), Otra vez todo el amor (La Habana: Editorial Letras Cubanas, 1998).

Actualmente labora en la Biblioteca Nacional José Martí como especialista de la Biblioteca Digital. Coordina además las Ediciones Bachiller, de las cuales es fundador.


RAZONES

Porque mi nombre es oscuro
como la hondura del salmo,
porque toda fe que calmo
sigue escrita en el futuro
y no hay huella de mi duro
soñar. Porque nada queda
sino aferrarse a la veda
del corazón y ser casa
de otra luz, de otra amenaza.
Porque cedió ya mi rueda.


MONÓLOGO

Erigirse cuesta abajo.
Sumar vacíos, crecientes.
En la casa de los dientes
vivir la risa y el tajo.
(Azares sin más trabajo
que conseguir credenciales).
¿Padezco gloria de males
ajenos? El pan que escribo
¿entrego al horno?; ¿está vivo
el muerto de mis caudales?


Para comunicar con el autor vía email: cazaro@cubarte.cult.cu

domingo, julio 29, 2007




Oración,
de Merari

Merari Mangly Carrillo (Sancti Spíritus, 1966) es poetisa, diseñadora y editora, y se desempeña en Ediciones Luminaria, de la provincia espirituana. Es una destacada colaboradora del Grupo Ala Décima en ese territorio. Por su obra de poesía en décimas ha recibido reconocimientos y ha sido recogida en diversas selecciones poéticas. Tiene publicados los libros Caudales (Editorial Damují, Cienfuegos, 2000); Latitudes (Ediciones Luminaria, 2001); Puerto sin piel (Editorial Benchomo, España, 2002) y En la luz que te deshojas (ídem, 2006). Los dejamos con estas décimas endecasilábicas de Merari.


ORACIÓN

Habito en la guitarra. En esa cuerda
que matiza un respiro en arenales,
entre verbos, en noches matinales,
en sosiegos si impiden que me pierda
y retoce el espacio que recuerda
al estuario: la puerta imperdonable.
Habito en tu palabra, en indomable
amparo que bordea la cintura.

A Dios pido, detenga la premura
de engomar esta falda y que me hable
de los sorbos. Pernoctan en mi cara:
la memoria del olvido, un pecado,
el asombro que escala hacia un costado,
el puente de madera y la mampara
que después del umbral me desampara.

Padre eterno: le pido que arrincone
al óbito. Mi saya no acordone.
Simúleme un resguardo en aguacero
que bañe, Padre, el lienzo donde espero
y que a esta piel sin sábanas perdone.


Para comunicar con la autora vía email:
eluminaria@hero.cult.cu

sábado, julio 28, 2007




De Diusmel
Machado,
En los ojos del águila

Del municipio camagüeyano de Guáimaro, donde abundan los buenos poetas decimistas, es Diusmel Machado (1975), cuyo poema En los ojos del águila alcanzó el pasado año el primer premio del concurso de glosas “Canto alrededor del punto”, que convoca la Casa Iberoamericana de la Décima El Cucalambé, de Las Tunas, en homenaje a Adolfo Martí Fuentes.

Su primer libro, el poemario Casa primera, fue publicado por la camagüeyana Editorial Ácana, en el año 2001. En el 2003, la propia Ácana dio a la luz su poemario para niños Libro de Titi y Mamita (escrito en coautoría con su madre, Míriam Estrada). La Editorial Sanlope (Las Tunas) publicó en el 2004 su poemario Caída del ángel a la gloria. En el año 2006, fue publicado su poemario para niños Nuestros amigos del Caroní (también coescrito con su madre) por el sello CVG EDELCA (Venezuela). Poemas suyos aparecen en varias antologías de Cuba y México. Ha sido merecedor de numerosos lauros, como el Premio Nacional Décima Joven de Cuba en 1997 y 2002, el segundo premio en el III concurso nacional Ala Décima (2003), el primer premio en el concurso nacional de glosas "Canto alrededor del punto" en el 2004 y 2006, mención en el concurso iberoamericano Cucalambé en el 2004 y primer premio en el concurso internacional de décimas de Tuineje, Canarias, España, en el 2005.


EN LOS OJOS DEL ÁGUILA

Chispa de desplegadura
es tu corazón: ascenso
que quiere tocar lo inmenso
con ademanes de hondura
.

Roberto Manzano


Águila en vuelo tendida,
temblor que la noche nombra:
tú eres mi sombra, mi sombra
como una bestia dormida.
Mas, la inefable embestida
que teje el tiempo, me apura:
y, entonces, me doy altura,
pues mi corazón comparte
—con el águila que parte—
chispa de desplegadura.

Canta, buscando aquel verde,
tan demorado lugar:
acude, libre, a cantar
bajo el ala que se pierde.
Y esquiva el árbol que muerde
con odio púrpura, intenso:
sabe que, desde el comienzo
—siempre a ras de un espejismo—,
pájaro sobre el abismo
es tu corazón: ascenso.

Tú, como altísima rama,
abierta al sol que la toca
y pone en su muda boca
aliento de roja llama.
Como músculo que inflama
un río de esperma, denso.
Como garra que, en suspenso,
arranca la carne herida:
tú eres la vida, la vida
que quiere tocar lo inmenso.

Sálvame, águila mental,
en el suceder salvaje
que nos adelanta el viaje
hacia el disparo final.
Burla esa cumbre, el brocal
y el sismo de la pavura.
Alza tu rauda figura,
mide cuán alto está el cielo
y haz, en mi sangre, tu vuelo
con ademanes de hondura!


Para comunicar con el autor vía email: mguaimaro@pprincipe.cult.cu

viernes, julio 27, 2007





Vuelve Odalys Leyva
a nuestra página

La provincia de Camagüey anda en estos días de festejos, por ser la sede central del aniversario 54 del asalto a los cuarteles Moncada y Carlos Manuel de Céspedes, Día de la Rebeldía Nacional.

En su municipio de Guáimaro radica Odalys Leyva Rosabal (1969), y desde allí dirige el Grupo Décima al filo. Poetisa, narradora, investigadora y antóloga, ha obtenido importantes galardones en concursos y eventos literarios provinciales, nacionales e internacionales, entre ellos el Premio Décima Joven de Cuba 2003, el Premio Ala Décima 2004 y segundo premio en el Iberoamericano Cucalambé del 2005, 2006 y 2007.

Tiene publicados los libros Ciudad para Giselle (Editorial Sanlope, 2005); Meditación del cuerpo (Editorial Àcana, 2005); dos antologías personales de su obra poética por el Frente de Afirmación Hispanista: Arquetipos oral-traumáticos y cósmicos en las décimas de Odalys Leyva (México, 2005) y Arquetipos oral-traumáticos en la poesía de Odalys Leyva (México, 2005); Crónicas de las pirámides del fuego (México, 2006); Presagio que intimida las raíces (México, 2006), Convicta de la gloria, (Ediciones Holguín, 2007); y Antología tanática de la décima en Cuba (Frente de Afirmación Hispanista, México, 2007).

Odalys también es miembro del Grupo Ala Décima. Ofrecemos uno de sus poemas:


SALVADO POR
LA GLORIA

Traigo pájaros callados
con una sutil amarra,
existe sangre en la garra
que atrapa a los mutilados.
Caminos insospechados
llevan al hombre a la gloria,
la guerra es la misma historia
para nombrarle inmortal,
¿la muerte acaso fue igual
un sueño de su memoria?

Nadie sabe si la opción
era el mármol, tumba oscura,
el héroe solo asegura
vivir sin la comunión,
la gloria es una fusión
en la verdad y el quebranto
de quien padece el espanto
de la más triste agonía
que vierte su letanía
en las riveras del llanto.

Un cura calla el temblor
que la guerra le produce.
El crucifijo seduce
a la lengua del cantor,
sabe el cura que el dolor
se clava en el formidable
camino, sin un culpable,
ni un juicio para el final.

(Somos la causa letal
atravesada del sable)

La muerte como impaciencia
no es una simple leyenda
que hace adivinar la ofrenda
insomne de la impotencia.
A través de la elocuencia
danzamos la rigidez,
la flecha hiere la tez
impredecible, despacio,
y solo queda el prefacio:
el héroe vuelve otra vez.

Para comunicar con la autora vía email: mguaimaro@pprincipe.cult.cu

jueves, julio 26, 2007


Día de la Rebeldía Nacional

26 de Julio, aniversario 54 del asalto
a los cuarteles Moncada
y Carlos Manuel de Céspedes

Veintiséis. Cómo pudo la memoria
parir un talismán contra la muerte.
Cómo pudo tan pobre echar su suerte
para limpiar de pátina la Historia.

Cómo pudo el dolor volverse noria.
Cómo pudo la herida ser empeño
de alzar a un múltiple titán pequeño
y el empeño ser otra vez la herida.
Cómo pudo la herida ser la vida.
Cómo pudo la sangre hacer el sueño.

Pedro Péglez González
26-7-07





Musicalizan poema
Canto a Fidel,
de Carilda Oliver

Por vez primera ha sido musicalizado e interpretado por Miriela Mijares, directora del sexteto Estilo propio, de Pinar del Río

Por Luis Hernández Serrano
Foto: Albert Perera Castro

La joven Miriela Mijares Márquez, compositora, cantante y directora del sexteto de cuerdas Estilo propio, de Pinar del Río, es la primera persona que musicaliza y entona el célebre poema en décimas Canto a Fidel, que la poetisa matancera Carilda Oliver Labra dedicara al Comandante en Jefe el 5 de marzo de 1957. (Texto completo de este reportaje, que incluye la opinión de Carilda sobre esta versión musical de su poema, en Juventud Rebelde).

Gracias por ser de verdad,
gracias por hacernos hombres,
gracias por cuidar los nombres
que tiene la libertad.
Gracias por tu dignidad,
gracias por tu rifle fiel,

por tu pluma y tu papel,
por tu ingle de varón.
Gracias por tu corazón.
Gracias por todo, Fidel.

(Décima final de Canto a Fidel, de Carilda Oliver)

miércoles, julio 25, 2007


Premiosala,
nueva sección

Comienza con Giraldo Segura, Premio Ala Décima 2001

Una nueva sección tiene nuestra página Cuba Ala Décima: Premiosala, dedicada a los cuadernos completos que han alcanzado el primer premio en el concurso nacional Ala Décima. También incluirá, más adelante, los textos merecedores del premio que Ala Décima concede en certámenes como el Regino Pedroso y el Décima al filo. Comenzamos esta sección con el decimario que obtuvo el galardón en el primer concurso Ala Décima, en el 2001: Mi carne cruda, de Giraldo Segura, obra de la cual adelantamos aquí esta décima.

y puede que este poema
ya no sea el mar. y puede
que el corazón se me enrede
en otras aguas zulema.
turbia sal del anatema
que me disuelve por dentro.
puede que le vaya bien tro-
carse -al mar- en mis hojas:
orilla donde le mojas
las piernas al desencuentro.


Lo invitamos a nuestra nueva sección PREMIOSALA.

Resumen del
concurso nacional
Ala Décima

Certamen anual de poesía escrita en décimas, organizado por el Grupo Ala Décima, con el coauspicio del Centro Iberoamericano de la Décima y el Verso Improvisado (CIDVI), del Ministerio de Cultura

PRIMEROS PREMIOS DE LAS DISTINTAS EDICIONES DEL CERTAMEN

I (2001) Mi carne cruda, Giraldo Segura (Ciudad de La Habana).
II (2002) La identidad del espejo, Frank Upierre (Ciudad de La Habana).
III (2003) Doce apuntes de un náufrago al inicio del milenio, Arístides Valdés Guillermo (Villa Clara).
IV (2004) Los Césares perdidos, Odalys Leyva (Camagüey).
V (2005) Poema inconsciente, Freddy Laffita (Las Tunas).
VI (2006) Abdicación del silencio, Wencier Pérez Ricardo (Las Tunas).
VII (2007) Muchacha que baila sobre mis papeles II, Luisa Oneida Landín (Ciudad de La Habana).

El sitio WEB Cuba Ala Décima ha ofrecido textos pertenecientes a estos poemarios premiados y fichas biobibliográficas de sus autores, siempre bajo el rótulo de la sección RECUENTO. Si usted pide esa palabra en el buscador que se encuentra en la barra superior de esta página, podrá acceder a esos fragmentos de los decimarios galardonados en el concurso nacional Ala Décima.

martes, julio 24, 2007

Convocado el
VIII concurso nacional
Ala Décima 2008

Adelanta el certamen su fecha tope de entrega para el primero de diciembre

El Grupo Ala Décima invita a todos los poetas residentes en el país (con excepción de sus propios miembros y de los ganadores de primer premio en las anteriores ediciones del certamen) a participar en el VIII concurso nacional Ala Décima, coauspiciado por el Centro Iberoamericano de la Décima y el Verso Improvisado (CIDVI) del Ministerio de Cultura. Se participará con un mínimo de 10 estrofas y un máximo de 15, en original y 2 copias mecanografiados a dos espacios.

Las obras podrán entregarse personalmente o enviarse por correo a: VIII concurso nacional Ala Décima 2008, Biblioteca Tina Modotti, calle 162-D número 333 entre 162-C y 3ra., Zona 1, Alamar, CP 12500.

Vea texto completo de la convocatoria en nuestra sección DECIMACONVOCA.

¿Busca convocatorias
vigentes de concursos?


En nuestra sección DECIMACONVOCA puede encontrar las siguientes:

- Concurso de décima Francisco Pereira (cierre: 31 diciembre)
- Concurso internacional de la revista Carta Lírica (cierre: 30 septiembre)
- Concurso Alcorta, de Pinar del Río (cierre: 31 octubre)
- Concurso Fundación de la Ciudad de Matanzas (cierre: 31 julio).
- Concurso de literatura para niños Principito, Las Tunas (cierre: 15 agosto).
- Concurso Félix Pita Rodríguez, La Habana (cierre: 30 septiembre).
- Concurso Décima y tradición, Las Tunas (cierre: 31 octubre).

lunes, julio 23, 2007

¿Le interesan
los estudios sobre
la actual décima
escrita en Cuba?

En nuestra sección DECIMACONTEXTO usted puede encontrar:

- LA DÉCIMA ESCRITA EN VILLA CLARA, ensayo de Mariana Pérez Pérez sobre la poesía concebida en estrofas de diez versos en esa provincia.

- EL SENTIDO DE ATORMENTARSE, prólogo de Roberto Manzano al decimario Atormentado de sentido (Premio Iberoamericano Cucalambé 2006; Editorial Sanlope, 2007), de Ronel González.

- LOS PRIMEROS POEMAS A FIDEL FUERON ESCRITOS EN DÉCIMAS, entrevista de Luis Hernández Serrano a Juan Carlos García Guridi, sobre los poemas de Carilda Oliver y Francisco Riverón a Fidel.

- RESPUESTA DE RONEL GONZÁLEZ A DELFÍN DADOR, respuesta en versos de Ronel González a comentario publicado en La Habana Elegante.

- TRES PROMOCIONES ALREDEDOR DEL PUNTO, ensayo de Waldo González López, de su libro La décima dice más, Editorial El Mar y la Montaña, Guantánamo, 2005.

- LA OTRA GUERRA DE CARLOS ESQUIVEL, comentario de Pedro Péglez González sobre el decimario Toque de queda, de Carlos Esquivel, Premio Iberoamericano Cucalambé 2005, publicado en 2006 por la Editorial Sanlope, de Las Tunas.

- QUIERO A LA SOMBRA DE UN TECHO… comentario de Pedro Péglez González sobre el libro Techo infinito, de Pedro Juan Medina, Premio Décima Joven de Cuba 2005, publicado en 2006 por la Editorial Sanlope.

- LA ANUNCIADORA HILACHA DE MANZANO, comentario de Pedro Péglez González sobre el decimario La hilacha, de Roberto Manzano, publicado en 2006 por Ediciones Vigía, de Matanzas.

- MANZANO Y LA TIERRA DE LA POESÍA, comentario de Pedro Péglez González sobre el decimario El racimo y la estrella, de Roberto Manzano, publicado en 2002 por Ediciones Unión.

- DONDE SOY OTRO Y EL MISMO, comentario de Waldo González López sobre el decimario Temor del que contempla, de Abel González Melo, Premio Calendario 2002 y publicado en 2004 por la Editora Abril.

- LA DÉCIMA ESCRITA: PROLIFERACIÓN DEL HACER Y ESCUALIDEZ DE LA PROMOCIÓN, entrevista con el poeta Roberto Manzano, por Carlos Chacón.

- EL DRAMA DEL ICEBERG. LOS PREMIOS CUCALAMBÉ EN LA RUTA DE LOS 90, libro de Pedro Péglez González publicado por la Editorial Sanlope en el 2006, en el cual se valoran aspectos de la actual décima escrita en Cuba y se comentan los decimarios ganadores del Premio Cucalambé en el decenio 1995-2005.

domingo, julio 22, 2007




Manzano opina
sobre literatura
y vida literaria


“Hay que distinguir la vida literaria de la literatura”, apunta el profesor Roberto Manzano en un artículo publicado en Cubaliteraria, portal del Instituto Cubano del Libro. Se trata de un agudo análisis que recomendamos a nuestros lectores.

Roberto Manzano Díaz (Ciego de Ávila, 1949) es poeta, editor y diseñador gráfico. Licenciado en Educación. Diplomado en Investigación Sociocultural. Máster en Cultura Latinoamericana. Profesor Adjunto de la Universidad de La Habana. Ha sido merecedor de múltiples distinciones en concursos de poesía y ensayo, entre las que se destacan el Premio Silvestre de Balboa 2004 y el Premio Internacional de Poesía Nicolás Guillén 2004 en México. Ha publicado, entre otros, los libros Puerta al camino (1992), Mito y texto de José Martí (1995), Tablillas de barro (1996), Canto a la sabana (1996), El hombre cotidiano (1996), Tablillas de barro II (1996), Transfiguraciones (1997), Pasando por un trillo (1997) y El racimo y la estrella (2002). Con Synergos obtuvo el Premio Nacional de Poesía Nicolás Guillén 2005. (Más información sobre su obra en su sitio personal).

De Synergos precisamente son estas décimas heterodoxas, concebidas por Manzano con versos de diferentes metros.


BAJO LA SOMBRA DEL ILANG—ILANG…

(Fragmento)


oh tarde silenciosa,
me siento sin edad, con todo el tiempo unido;

cómo es posible si yo no he vivido
mucho más que la rosa?;

y he sido una centella de carencia imperiosa
y un duro rayo de dolor tremendo;

cómo es posible, qué es lo que no aprendo
dentro de esta obcecada lucidez?;

ah la altivez
enarbolada en medio del remiendo;

y no eres dueño
ni de tu propio sueño;

sólo has tenido, y al desgaire,
el aire;

pero has sido monarca del empeño
y de la trémula mensajería de lo invisible;

se te volvió escribible
el mundo;

y ardes profundo
igual que un combustible;

azul derribo, el resplandor ahora
cae trucidado de la altura;

dentro de la blancura
de la página es una rabia invasora;

hacia la sombra protectora
corro el asiento;

y en este movimiento
toco los nudos del espacio;

congruencia viva, todo va despacio
dentro del pensamiento;

el discurrir preludia
la idea;

el interés —polea
pertinaz— interludia;

la gana estudia
alrededor;

en la boca la música del verso, ese temblor,
convoca;

y la demanda de seguir provoca
una honda búsqueda interior!





El abuso
de la literatura
,
poema de
Ronel González

De su libro Atormentado de sentido, Premio Iberoamericano Cucalambé 2006, Editorial Sanlope 2007

Foto: Tamara Gispert

Ronel González Sánchez (Holguín, 1971) cuenta con una considerable obra publicada y numerosos premios, y es autor del Diccionario de autores de la décima escrita en Cuba. Sobre esto dialogó recientemente con la agencia de noticias Prensa Latina, tras lo cual apareció un agresivo comentario en la publicación digital La Habana Elegante. En nuestra sección DECIMACONTEXTO, Ronel responde en versos ese comentario.


EL ABUSO DE
LA LITERATURA

Para poder vislumbrar lo esencial
no debe ejercerse ningún oficio.
Hay que permanecer tumbado todo el día,
y gemir...

Cioran


Reo de la incompletez,
busca el poeta una esencia
que anule la insuficiencia
peculiar de su avidez.
Subsumido en la embriaguez
hipertélica, redacta
a tenor de la inexacta
realidad, el argumento
que produzca un nacimiento
sobre la cuartilla intacta.

Virtual y perecedero
el intertexto infinito
desnaturaliza el rito
de intentar lo verdadero.
Toda escritura es un mero
acto de fagocitosis.
Incorporar una dosis

de subversión al poema
es como elidir de un tema
literario, la psicosis.

El inquietante diseño
del río que se disuelve,
la palabra que no vuelve,
la desmateria del sueño.
El eidos de lo pequeño
extrabarroco, el precario
y alucinado inventario
de olvidadas escrituras,

¿resistirán las futuras
aguas de lo fragmentario?

Fundar una resistencia
sobre las ruinas del orbe,
desalentar lo que absorbe
el azar, como conci
encia,
y escindir de su inmanencia
cognitiva lo imposible,
para que el inmarcesible
paraninfo escritural
más que exceso de lo Real
sea carne de lo invisible.


Para comunicar con el autor vía email: ronelito71@yahoo.com

sábado, julio 21, 2007





De Alexis
Díaz Pimienta,
Al Lector

Desde el pasado año, el reconocido poeta, narrador e investigador Alexis Díaz Pimienta (Ciudad de La Habana, 1966) mantiene la animada sección Epístolas espinelas, en la revista cultural La jiribilla, en soporte digital. Son “cartas versadas”, como él mismo dice, y tienen el aliento de la conocida seguidilla con que frecuentemente se le ha visto improvisar, con su magia personal, sobre los escenarios. Ofrecemos aquí la parte final del texto con que Alexis inició esta sección.


AL LECTOR

(Fragmento)

Nadie está en algún día, en algún lugar;
nadie sabe el tamaño de su cara.

Borges

Hay cartas que se escriben para que no lleguen,
para que al otro lado de la voz desconfíen de todo.
(De En Almería casi nunca llueve).

(…)

Cuando comencé a escribir
estas misivas versadas
(o estas “décimas prosadas”
como me gusta decir)
no me detuve a medir
la dimensión de la Obra,
si le falta o si le sobra,
si era o no era trascendente;
me detuve, simplemente
—como nave que zozobra
frente a un arrecife eterno—
a mirarme, a contemplarme,

a palparme, a preguntarme
si lo hecho bajo el gobierno
de la Nostalgia (el interno
flagelo de la distancia)
tenía cierta importancia
para el humano que soy.
Y la respuesta es que hoy
me estás leyendo. ¿Jactancia?
¿Engreimiento? ¿Soberbio
disparate literario?
No lo negaré, al contrario.
Puede que (poema y nervio
rotos) obviara un proverbio
latino, un refrán hindú,
rompiera un viejo tabú,
o cometiera el error
(¡ah, sacrílego escritor!)

de estar tratando de tú
a quienes no me tutean,
es decir, a los lectores.
Pero qué más da. ¿Censores
de sueños? Que no me lean.
¿Críticos que no desean
más que obras fundamentales?
Que no me lean. ¿Geniales
escritores, grandes mentes?
Que no me lean. ¿Dolientes
de la Gran Literatura?
Que no bajen a mi altura,
que no me lean. Prudentes
han sido mis intenciones:
simplemente desnudarme,

fingir que empiezo a quedarme
en todas las direcciones
cuando, en realidad (si pones
atención) comienzo a irme;
fingir que empiezo a dormirme
teniendo el cerebro en vela,
fingir que hago una espinela
sólo para divertirme.
Ambigüedad de la esquela:
cuando escribo una misiva
cada palabra es votiva,
cada verso es una vela
gastándose (aunque me duela
recordarlo todavía).
Quien escribe, cada día

tuvo el corazón abierto.
Por eso, lector, te advierto
que hallarás melancolía
y otras epidemias raras
emboscadas en los versos.
Cientos de espejos inversos.
Alexis con muchas caras.
Díaz tras rotas mamparas.
Pimienta tan cabizbajo

que vas a pasar trabajo
para saber que es Pimienta.
Todo Yo en una tormenta
nostálgica del carajo.
Todas las cartas han sido
en su momento, fechadas,
pero ahora, al ser revisadas,
el tiempo me ha parecido
inútil y he convertido
en mensaje intemporal
cada carta original,
de forma que a los lectores
llegue perfume y no flores,
transparencia y no cristal.

Espero que al terminar
la lectura de estas cartas,
amigo lector, repartas
la espuma y guardes el mar.
Espero sepas hallar
luz, además de dolor.

Espero, amigo lector,
en esta correspondencia
haberte dado mi esencia
de ser humano,

El Autor


Este poema completo puede hallarlo, mediante este enlace, en su sección
Epístolas espinelas, en la revista digital La jiribilla.

viernes, julio 20, 2007




Cumple 14 años
la Peña
de Luis y Péglez

Los celebrará el próximo lunes 23, y rendirá tributo a uno de sus fundadores, el historiador Wilfredo Sánchez. Se trata del espacio cultural donde nació el Grupo Ala Décima

La Peña de Luis y Péglez, creada en julio de 1993 por los periodistas y poetas Luis Hernández Serrano y Pedro Péglez González junto a un grupo de amantes de la historia y de la décima, arribará a sus 14 años el próximo lunes 23 de julio a las 3 de la tarde, en su sede de la Biblioteca Tina Modotti, de Alamar, municipio de La Habana del Este, con un encuentro en recordación de uno de sus fundadores, el historiador Wilfredo Sánchez.

Este espacio de cultura general nació en ocasión del aniversario 40 del asalto al cuartel Moncada, con la lectura de un extenso poema de Luis que narra esa gesta en estrofas de diez versos, con lo cual se imprimió un sello a la cita que, aunque multidisciplinaria, ha tenido a lo largo de estos casi tres lustros una marcada inclinación a los temas históricos y a la poesía en décimas.

Por ello no fue casual que el 7 de febrero del 2000 surgieran de su seno el Grupo Ala Décima y el Grupo de historiadores 24 de Febrero, este último fundado por Wilfredo Sánchez, combatiente de la lucha clandestina, fundador de los Órganos de la Seguridad del Estado, y durante muchos años —y hasta su fallecimiento— acucioso investigador de temas históricos relacionados con el movimiento revolucionario urbano contra la tiranía de Fulgencio Batista. Era además un apasionado de la obra del Indio Naborí, cuyas décimas recitaba frecuentemente en los encuentros de la Peña.

A él estará dedicado este aniversario 14, con un intercambio sobre su vida y obra entre los contertulios y lecturas de textos poéticos. En la cita, el Grupo Ala Décima anunciará el otorgamiento del nombre de Wilfredo Sánchez al premio especial de tema social que el periódico Trabajadores entrega cada año en el concurso nacional Ala Décima.

La Peña de Luis y Péglez, de frecuencia semanal (cada lunes a las 3 de la tarde), con su cumpleaños 14 celebrará también el aniversario 54 del heroico asalto a los cuarteles Moncada y Carlos Manuel de Céspedes, protagonizado por jóvenes revolucionarios comandados por Fidel Castro, el 26 de Julio de 1953.

Gracias por visitar CUBA ALA DÉCIMA. Esperamos sus opiniones. Muchas gracias

jueves, julio 19, 2007




De un teclero al Guille

Hoy es jueves, día en que el diario Juventud Rebelde publica la sección La tecla ocurrente, creada por Guillermo Cabrera Álvarez, o simplemente el Guille, como le decimos —y no por error hablo en presente— los que lo acompañaremos siempre en su vocación de amor al ser humano.

Guille no está físicamente desde el pasado primero de julio, cuando una vieja dolencia lo abatió mientras realizaba un encuentro de tecleros, los lectores de su sección, en el poblado de Guaracabuya, provincia de Villa Clara, “en el centro del país, en el día-centro del año, a la hora-centro del día, para hablar del centro de nuestras vidas”. Los pormenores de aquel doloroso desenlace fueron narrados por el periodista y poeta Luis Hernández Serrano, miembro fundador del Grupo Ala Décima, en su reportaje La muerte ocurrente de Guillermo Cabrera.

Ahora, la también periodista y poetisa Mileyda Menéndez nos hace llegar estas estrofas, escritas por un sencillo teclero. Sirvan para seguir andando junto al Guille.


DÉCIMAS PARA UN MAESTRO

Una trampa del destino
tenía Guaracabuya
esa tierra mía, tuya,
centro de nuestro camino.
Una trampa, desatino
donde todo fue alegría;
casi en el centro del día
la muerte lanzó su manto,

y en medio de nuestro espanto
El Genio se despedía.

De su más triste ocurrencia,
tuvimos que ser testigos:
allí todos los amigos
lloramos con impotencia,
ni el deseo, ni la ciencia,
pudieron ser milagrosos,
de nada valió que ansiosos
los amigos, los vecinos
quisieran abrir caminos
con rituales asombrosos.

Triste resultó el regreso,
evocando a nuestro amigo;
al consejero, testigo
de un avance o retroceso.
Triste resultó el regreso;
queda la tranquilidad

de que nació, en realidad,
cuando concluyó el Encuentro:
Guillermo nace del centro
con su originalidad.

Queda su obra latente,
en cada teclero activo,
Guillermo se queda vivo,
Guillermo dice presente.
Junto con toda su gente,

todo su pueblo querido,
aquellos que lo han seguido,
y quienes lo seguirán,

sin dudar, continuarán
pos su mismo recorrido.

Fernando Martínez Martí
La Habana
, 2 de julio de 2007
(Por favor pásenselas a todos los tecleros)


Vea la sección La tecla ocurrente en Juventud Rebelde.
Email de la sección: teclaocurrente@prensaip.co.cu

miércoles, julio 18, 2007



Arístides
Valdés Guillermo
y su Glosa
por la infancia ida

En este mes de julio, vio la luz por la Editorial Capiro, de Villa Clara, el poemario Meditaciones del náufrago, con el cual Arístides Valdés Guillermo (Corralillo, 1960) ganó el premio de décima en el importante concurso Fundación de la Ciudad de Santa Clara el pasado año.

Arístides es médico y recientemente regresó de una misión como trabajador de la salud en Venezuela. Como poeta es ya conocido y reconocido en la décima cubana actual: ha publicado los poemarios Las puertas de cristal (1992), El príncipe de bruces (1997) y Esbozos con figura de muchacha (1999), y ha sido incluido en varias antologías. Entre los reconocimientos antes recibidos por su obra poética, estaba la mención obtenida en el 2002 en el Premio Iberoamericano Cucalambé y el Premio Ala Décima 2003.

Como adelanto de Meditaciones del náufrago, va aquí uno de sus poemas.


GLOSA POR LA INFANCIA IDA DE UN AMIGO

Para (y con) Alpidio Alonso Grau.


Se va tu infancia.
Desnuda
el dolor sus cicatrices,
y ese que jugando dices
en su inocencia se escuda.

Se va tu infancia: no muda
los cubiertos en la cena.

Y aunque un índice condena
la brevedad de lo extinto,
para esa infancia que pinto
el papalote es de arena.

Lejos, tu niñez se ahoga,
como en un grito sin fondo,
dando su aliento al redondo
sacrificio de la soga.
Lejos también, interroga
tu adolescencia esos brazos
con que, ofreciéndose a plazos,
alguien hacia ti se inclina
si tu adultez se alucina
con olor a picotazos.

Ya tibia escarcha en tus sienes
la canción, audaz el ceño,
junto a la luz de aquel sueño
como un niño te sostienes.
Cuando, erguido, contravienes
de un rostro infiel los hachazos,
urde la emoción ribazos
donde tu verbo se apura,
en la sierpe que censura
y en el azar de sus lazos.

El tiempo, su empecinada
lucidez en tu memoria,
sueña contigo la historia
de otra niñez encantada.

Cierta voz –una mirada–
toda su nostalgia estrena.

Y a trotar sobre la escena
lanza un recuerdo sus potros,
porque la infancia en nosotros
calca la elipse más plena.


Para comunicar con el autor vía email: aristides@maceo.ijv.sld.cu

Vea más información sobre la obra decimística de Arístides Valdés Guillermo en el ensayo de Mariana Pérez sobre la décima escrita en Villa Clara, en nuestra sección DECIMACONTEXTO.

 
Blogalaxia Blogalaxia