Cuba Ala Décima

Sitio del Grupo Ala Décima para los amigos del mundo interesados por la poesía escrita en estrofas de diez versos en español. Director: Pedro Péglez González. Subdirectores: Modesto Caballero Ramos y Karel Leyva Ferrer. Corresponsales: Miembros y colaboradores del Grupo Ala Décima. Asistencia técnica: Belkis Amión. (Visualización más aceptable por el navegador Mozilla Firefox)

miércoles, febrero 28, 2007



Fernando Díaz y su decimario sobre Polo Montañez

Ciego de Ávila, una de nuestras provincias centrales, también está en festejos literarios por la XVI Feria del Libro. Por allá anda Fernando Díaz Martínez, “un guajiro que escribe”, como se autodefine, en entrevista para el periódico Granma que le invitamos a ver íntegramente, y donde habla de sus experiencias con la literatura y de un libro suyo sobre Polo Montañez —a la venta en esta Feria según afirma—, en el cual Fernando compiló décimas de varios autores del país, fotos y canciones del “Guajiro natural”.



Odalys Leyva: ¿Artemisa,
Penélope, Cleopatra?


Foto: Tamara Gispert

También Odalys andará seguramente ahora por las ciudades sedes de la XVI Feria del Libro en su provincia (Camagüey, Florida y Nuevitas) en busca de los libros que le interesen o del contacto con otros escritores. Y digo “su provincia”, aunque debí decir “una de sus provincias”, porque hay dos que se disputan su pertenencia: Nacida en 1969 en Jobabo, Las Tunas, desde niña fue a residir con su familia a Guáimaro, Camagüey, desde donde dirige el grupo de poetisas Décima al filo, que en marzo (del 22 al 25) tendrá por cierto su tercer encuentro nacional. Y en estos momentos, por razones familiares, comparte su vida entre Guáimaro y Las Tunas.

Odalys Leyva es una de las voces destacadas de la poesía cubana actual, en especial la escrita en estrofas de diez versos. Cultiva también la literatura para niños. Ha publicado poemarios en Cu
ba y México y obras suyas han aparecido en revistas y plaquettes. Ha recibido numerosos galardones por su obra en verso y prosa. El más relevante, el segundo premio alcanzado en el 2006 en el concurso iberoamericano Cucalambé con su libro inédito Los Césares perdidos. Antes, en el 2004, había merecido el primer premio en el IV concurso nacional Ala Décima y desde entonces entre su agrupación y la nuestra mantiene relaciones de estrecha colaboración.

De Los Césares perdidos ofrecemos tres décimas, e invitamos a ampliar la información sobre la autora accediendo al sitio web de la cultura en Guáimaro.


A VECES MUDA

Estoy aquí tal vez un poco muda
indiscutible sí pero desnuda
(golondrina que nunca jamás vuele)

A veces soy la piedra y no me duele
del mundo cómo oscilan sus perfiles
Y soy la dama ciega sin alfiles
(Artemisa Penélope Cleopatra)
Nadie grite no soy quien idolatra
el símbolo ilusorio que nos dicta
un negligente azar

Soy la convicta.


TESTAMENTO DE TOLOMEO XII

Esta es mi voluntad mi certidumbre
Proclamo a Egipto mi pasión y gloria
y no puede fallar en la memoria
el trono en que se asienta la costumbre

Cleopatra ha de regir la muchedumbre
y el hermano también Es el trofeo
mejor si compartido Sólo creo
que no acude a la sangre la certeza
Será duro que reine la tristeza
como desquite a mi mayor deseo.


DESDE CLEOPATRA

Ave César aguardo tu llegada
y tiembla de fragor mi pubis duende
agoniza esta llama que pretende
ungir mis labios de tu miel sagrada
Ante la impavidez de tu mirada
blasfeman mis cadenas el delito
ambiguo talismán fuego proscrito
en mis carnes purgadas de soborno
César clava tu cruz como un adorno
contra el volcán de sueños donde grito.


Usted puede contactar con Odalys Leyva mediante la siguiente dirección email:
mguaimaro@pprincipe.cult.cu



Diusmel Machado recrea a Telémaco

Foto: Tamara Gispert

Es una pena que la pequeña ciudad de Guáimaro, en la provincia de Camagüey, no sea también sede de la XVI Feria del Libro, con el fuerte movimiento literario que posee. Pero bueno, por ese camino habría que hacer sedes a casi todas las ciudades del país, y desde luego no se puede.

No importa. Ya estarán ahora, de seguro, los escritores guaimarenses por las ciudades de Florida, Nuevitas, o la propia capital provincial, la ciudad de Camagüey, disfrutando la Feria. Y entre ellos, Diusmel Machado, poeta y narrador, destacada figura joven de la poesía cubana, en especial la escrita en décimas, colaborador de los grupos Décima al filo y Ala Décima, y especialista literario en la Casa de Cultura de Guáimaro, donde nació en 1975.

Su primer libro, el poemario Casa primera, fue publicado por la camagüeyana Editorial Ácana, en el año 2001. En el 2003, la propia Ácana dio a la luz su poemario para niños Libro de Titi y Mamita (escrito en coautoría con su madre, Míriam Estrada). La Editorial Sanlope (Las Tunas) publicó en el 2004 su poemario Caída del ángel a la gloria. En el año 2006, fue publicado su poemario para niños Nuestros amigos del Caroní (también coescrito con su madre) por el sello CVG EDELCA (Venezuela). Poemas suyos aparecen en varias antologías de Cuba y México.

Ha sido merecedor de numerosos lauros, como el Premio Nacional Décima Joven de Cuba en 1997 y 2002, el segundo premio en el III concurso nacional Ala Décima (2003), el primer premio en el concurso nacional de glosas "Canto alrededor del punto" en el 2004 y 2006, mención en el concurso iberoamericano Cucalambé en el 2004 y primer premio en el concurso internacional de décimas de Tuineje, Canarias, España, en el 2005.

Presentamos uno de sus poemas en décimas e invitamos a ver otros textos poéticos suyos en el sitio español Mundo cultural hispano.


ORACIÓN DE TELÉMACO


...vengo navegando en un

barco sin puerto posible
el mar tiene un increíble
color de esperanzas y un
viento que gira según
la pobre vela soporte
nadie sabe qué resorte
mueve la inquieta marea

no importa la única idea
es el norte el norte el norte...

...pero el norte el norte gira
también con la pobre vela
y va escapándose de la
brújula inútil que mira
y entiende el norte delira
ojo adentro en su delirio

de olas el sol es un cirio
que en su luz última hiere
de norte a sur se nos muere
un barco
todo el delirio...


Puede contactar con este autor mediante la dirección email: mguaimaro@pprincipe.cult.cu

martes, febrero 27, 2007

Edelmis Anoceto:
nuevos premios y décimas

La llegada de la XVI Feria Internacional del Libro Cuba 2007 a las provincias centrales encontró a Edelmis Anoceto disfrutando nuevos galardones por su obra en versos, donde no falta la poesía escrita en estrofas de diez versos. De ello da fe la siguiente nota del sitio del libro y la literatura en CentroArte, portal de la cultura villaclareña, que reproducimos con la fraterna felicitación del Grupo Ala Décima al poeta, entre cuyos anteriores lauros cuenta el de décima en el codiciado Premio Fundación de Santa Clara.

IMPORTANTES PREMIOS LITERARIOS

Por Blas Rodríguez Alemán

El poeta Edelmis Anoceto se alzó con dos importantes premios literarios. La estimulante noticia se conoció recientemente a través del propio escritor. Se trata del Premio de la Ciudad de Holguín, con el cuaderno de décima El sueño eterno, y el Premio Hermanos Loynaz, con el poemario Desertor del cielo. Estos lauros continúan ampliando el enjundioso currículum del joven poeta y editor de la revista Umbral.

Edelmis Anoceto. Santa Clara, 1968. Poeta, traductor literario y editor. Licenciado en Lengua y Literatura Inglesa por la Universidad de La Habana (1994). Ha publicado Cantos del Bajo Delta (Sed de Belleza, 1998), Mortgana (Editorial Abril, 2002), Imago Mundi (Ed. Mecenas, 2002) y La cólera de Aquiles (Ed. Capiro 2005). Alcanzó el Premio Fundación de la Ciudad de Santa Clara (décima) en el 2004, Premio Calendario 2002, Beca de creación El girasol sediento 2001 y Premio Ciudad del Che.

De Edelmis, queremos compartir con nuestros lectores uno de sus poemas en décimas.


NO HA DE SER ESTE EL POEMA

Abril es el mes más cruel, trae lilas…
T. S. Elliot

No ha de ser este el poema
que alababa el buen amigo.
No ha de ser lo que persigo

en jardines. No blasfema
lo callado. Ningún lema
me saca de mi ostracismo.
Nauseabundo es el lirismo
con que se asciende la cuesta;
y toda canción de gesta
otra versión de lo mismo.

Belleza, ave, artimaña
para no caer de bruces
sobre la grama. Hay luces
que la sinrazón empaña.
La Belleza es muy extraña.
Para qué decir en clave:
”Al pan pan”, si ya se sabe
que hay una Palabra Santa,
y otra palabra que canta:
”Vino al vino.” Muerte al ave.

Colores, sólo falacia,
matices del infortunio.
Da sus amapolas junio
entre el estiércol. La acacia
nace y muere en eutanasia.
Con crueldad del mes de abril
trae lilas. Roto el candil,
sangra un apagado aceite.
En lo oscuro está el deleite
y en el oro lo servil.

lunes, febrero 26, 2007

Yamil Díaz, una voz
imprescindible

en nuestr
a actual décima escrita


Ya
la XVI Feria Internacional del Libro Cuba 2007 transita por las provincias centrales. Una de ellas, Villa Clara, es tierra de tradicional pasión por la décima y son muchos sus autores con aportes sustanciales a la especialidad. Es por ejemplo el caso de Yamil Díaz, ya con amplia obra literaria premiada y publicada en diversos género
s, que incluye la poesía en estrofas de diez versos, de lo cual dan fe sus decimarios ganadores del Premio Fundación de la Ciudad de Santa Clara en el 1993 y 2000. Del sitio dedicado al libro y la literatura en CentroArte, portal de la cultura villaclareña, reproducimos esta información sobre su más reciente galardón.


OTRO PREMIO PARA UN ESCRITOR VILLACLAREÑO

Por Blas Rodríguez Alemán

Un inesperado regalo de cumpleaños recibió el escritor villaclareño Yamil Díaz Gómez, al conocer telefónicamente la obtención del Premio Memoria, que otorga el Centro Pablo a proyectos de libros, denominado “La calle de los oficios”. Yamil concursó con la obra Las voces que nos rodean, en el género de testimonio. Según la convocatoria el premio consiste en una ayuda económica y la gestión para la publicación del libro. La ceremonia de premiación ocurrirá el día 9 de febrero en San Carlos de la Cabaña, durante las sesiones de la XVI Feria Internacional del Libro.

Yamil Díaz Gómez. Santa Clara, 1971. Poeta, narrador, ensayista, editor, critico, periodista y profesor. Licenciado en Periodismo en la Universidad de La Habana. Ha recibido numerosos premios en certámenes literarios, nacionales e internacionales. Tiene publicados los libros Apuntes de Mambrú (Décima, Premio de la Ciudad de Santa Clara, Ed. Capiro, 1993); En el buzón del jardín, (Poesía, 1999; segunda edición: 2002); El flautista en la cruz (Poesía, 2002); Soldado desconocido (Décima, Premio de la Ciudad de Santa Clara, Ed. Capiro, 2001); Fotógrafo en posguerra (Poesía, Ed. Unión, 2004); La guerra queda lejos (Poesía, 2006), Lluvia (Cuento para niños, Ed. Capiro, 2004); Crónicas martianas (Periodismo, Ed. Capiro, 2001), Los dioses verdaderos (Periodismo, Ed. Capiro, 2005), Ese jardín perdido (Testimonio, Premio de la Ciudad de Santa Clara, Ed. Capiro, 2006).


De su poemario en décimas Soldado desconocido, ofrecemos el poema que inaugura el volumen.


ÁLBUM DE FAMILIA DEL SOLDADO DESCONOCIDO


Yo soy el muerto. Mi casa

muerto a muerto se disuelve.
Soy la añoranza, que vuelve.
Yo soy el tiempo, que pasa.

El álbum: sólo una brasa
que a la derrota se afilia.

Cuando a la eterna vigilia
siento que salgo de viaje,
yo soy mi propio equipaje,
yo soy mi propia familia.

Yo no esperé en el abismo
hasta el último minuto
para vestirme de luto
por la muerte de mí mismo.

Acaso algún exorcismo
podrá librarme de mí:
alguien que me diga si
aún vago por los andenes
o adónde han ido los trenes
con aquel niño que fui.

¿A dónde van con su historia
los padres? ¿Habrá un recinto
más largo que el laberinto
de un cadáver sin memoria?

Ah, se nos quedó la gloria
en la última estación.
Volver es pura ilusión:
apenas nos entusiasma
que otros dedos de fantasma
nos rocen el corazón.

Rozar la madre. Tan alta.
Tan alta y sola se mece;
la amara, si yo no fuese
una página que falta.


El desamor que me exalta
en mí se tiende: barrunta.

Si apenas una pregunta
perdurará de este hoy;
si de alguna forma soy
también ese que me apunta,

si otra bala, otra asechanza,

hoy me disputan el mundo,
mientras el azar —rotundo—
ha puesto en una balanza
cuál álbum (cuál añoranza)

cerrará de un estampido;
si al final de lo perdido
ni a mí mismo me he encontrado,
no hay modo de ser soldado
sin ser un desconocido.

domingo, febrero 25, 2007



René Valdés,
destacado poeta pinareño

En verdad, debiera conocerse más acerca de la poesía escrita en décimas por autores de la provincia de Pinar del Río, que hoy concluye, junto con las restantes del occidente del país, su etapa correspondiente a la XVI Feria Internacional del Libro Cuba 2007.

Uno de los poetas pinareños destacados por su obra publicada y los galardones recibidos es René Valdés Torres, nacido en 1946 en el municipio de San Luis, en cuya Casa de Cultura trabaja como especialista, al tiempo que funge como vicepresidente de la sección de Literatura de la UNEAC en la provincia.

René ha publicado los libros A solas con Casandra (Poesía, Editorial Loynaz, 1995), Canta la tarde (Poesía Infantil, Editorial Capiro, 1995), Bajo el aire y el sol de Buenavista (Cuento Infantil, Ediciones Loynaz, 1998) y Los hijos del vendedor de tinajas (Cuento infantil, Ediciones Loynaz, 2000).

A continuación ofrecemos un poema de su autoría, concebido en décimas de metro endecasilábico, e invitamos a nuestros lectores a visitarlo en su sitio personal de Pinarte, portal de la cultura de Pinar del Río.


VIDA


Partir se ha convertido en sueño,
en la única sed del caminante,

en la rosa de luz, la más fragante
que se alcanza chorreando el duro empeño.
Desconocido o no el áspero leño
es la señal más fiel de la derrota,
la pena de alejarse gota a gota
hacia la cruel seguridad del hierro,
la llovizna que se anda como un perro
ladrando al mundo una esperanza ignota.


Partir como un venado, como uno
que sale desde el monte hacia el navío,
húmedo aún de flores y rocío,
pensando en la bondad del gran Neptuno.
Siempre será partir, como ninguno,
el dolor más perenne y más ingrave

como el humo que sale de la clave
y niebla toda risa y todo beso.
Partir quiebra el impulso, el embeleso:

rompe el vuelo feliz de cualquier ave.


De Matanzas, Mae Roque

Matanzas es conocida como la Atenas de Cuba, por su rica tradición artística y literaria, en la cual la décima ha tenido y tiene significativo espacio. La tierra yumurina de Carilda Oliver Labra concluye ahora, junto a las otras provincias occidentales, su etapa en la XVI Feria Internacional del Libro Cuba 2007.

En el municipio matancero de Jagüey Grande, en 1972, nació Marilín Roque (Mae), que ya cuenta con varios reconocimientos por su obra literaria, de la cual han visto la luz en forma de libros Imagen y semejanza (Ediciones Matanzas, 2002), Poemas para entretener al loco (Ediciones Vigía, 2003), La ronda (Ediciones Vigía, 2005), Yo, Safo (Ediciones Aldabón, 2005) y Aguas muertas (Reina del Mar Editores, 2004). Además aparece en varias antologías, entre ellas las conocidas Cuerpo sobre cuerpo sobre cuerpo (Letras Cubanas, 2000), Mujer adentro (Editorial Oriente, 2000) y La Estrella de Cuba (Inventario de una expedición) (Letras Cubanas, 2004).

Algunos de sus poemas podrá encontrar el lector interesado si visita Atenas, sitio de la cultura matancera. Mientras tanto, ofrecemos a continuación un poema suyo, en décimas del tradicional metro octosilábico.


GLOSAS A SOR JUANA INÉS DE LA CRUZ


I

En la noche voy tras ella
por este cuarto vacío.

No importa el insomnio, el frío
si puedo entrar la huella.
De alguna forma su estrella
se perdió bajo mi mano.
¡Ay! No imaginas hermano
como destruye la ausencia.
Y en medio de esta demencia
siento un anhelo tirano.


II

No es un fantasma. Lo juro.
Su imagen secreta pasa
y arde todo entre la braza
de un fuego más tierno y puro.
Sintiendo su voz abjuro
de aquello que toco y miro.
No puedo hablar, no respiro
para que dure el encanto.
Espero más otro tanto
por la ocasión a que aspiro.


III

Y sin querer hallo muerte
en la mínima distancia
que acaba con la arrogancia
de mis deseos. Vaya suerte.
En ese momento advierte
su mirada que deliro.
Y guardándome un suspiro
me salgo a buscar la paz.
Pues nunca he temblado más
que cuando cerca la miro.


IV

Nos va uniendo la lectura
de un libro casi olvidado.
Ambas, con mucho cuidado,
sospechamos la aventura,
la innegable marca oscura
que habita el verso profano.
Y evitando ese pantano
de las más bajas pasiones,
acodada en los rincones
yo misma aparto la mano.

Una décima atribuida a Martí

A propósito del aniversario 112
del inicio de la Guerra de Independencia

Por Pedro Péglez González

Esta fecha es sagrada para los cubanos y es fecha de veneración por José Martí. El 24 de febrero de 1895 se inició en los campos de Cuba la guerra contra el yugo colonial español y por la independencia de la Patria. Cristalizaban así los gigantescos esfuerzos realizados por el Apóstol, desde el Partido Revolucionario Cubano fundado por él, para unir en una sola fuerza a los veteranos combatientes de la heroica Guerra de los Diez Años (1868-1878) y los llamados por él pinos nuevos, los patriotas de las más jóvenes promociones.

Cuando se produce el estallido revolucionario, Martí está todavía en el exterior, tratando de agilizar los trámites para su partida hacia Cuba, junto al Generalísimo Máximo Gómez, para incorporarse a las fuerzas insurrectas, lo que sólo fue posible poco menos de dos meses después.

La tradición oral recoge un pasaje aún por comprobar históricamente —al menos yo no he podido verificarlo— y que, de ser cierto, certificaría que los últimos versos conocidos del Héroe Nacional cubano fueron los de una décima improvisada.

Se cuenta que antes de partir de Santo Domingo con rumbo a Cuba, patriotas dominicanos y cubanos quisieron hacer una fraterna despedida a Martí, Gómez y los restantes expedicionarios, en una casa de familia. Sobre la modesta mesa había con tal fin botellas de vino de manzanilla y botellas de aguardiente de caña. Uno de los presentes tomó una de las primeras y propuso un brindis por la victoria de la causa revolucionaria. Martí se apresuró a hacer una rectificación a la propuesta, tomó una botella de la segunda bebida mencionada e improvisó estos versos:

Para un cubano es mancilla
o falta de inteligencia
brindar por la independencia
con vino de manzanilla.
Manzanilla es de Castilla,
Castilla es tierra de España,
la que nos maltrata y daña
con infinita crueldad:
¡Brindo por la libertad
con aguardiente de caña!

sábado, febrero 24, 2007



Isbel Díaz Torres:

los aires del verso libre

en la décima

Por estos días de la XVI Feria Internacional del Libro Cuba 2007 en su etapa de las provincias occidentales, ha estado al alcance de los lectores Oboe, ópera prima de Isbel Díaz Torres, publicado por la capitalina Ediciones Extramuros.

El autor (que más occidental no puede ser, pues nació en Pinar del Río y radica hace muchos años en Ciudad de La Habana) trabaja como especialista en Informática en la Dirección Municipal de Cultura del municipio de Plaza de la Revolución y es uno de los más destacados colaboradores del Grupo Ala Décima.

Su libro Oboe es un poemario en versos libres, y no ha sido el primero que el autor publica a causa de su voluntad, sino como resultado de los azares editoriales de sobra conocidos. Próximo a cumplir 31 años (nació el primero de marzo de 1976) Isbel cuenta también con una obra notable de poesía concebida en décimas. Lo admirable en su caso es cómo logra que la atmósfera de sus versos libres se traslade a sus estrofas de diez versos (cosa que otros autores no logran), mediante diversos procederes escriturales que revelan un saludable dominio de las estructuras cerradas. Para apreciar esto, por supuesto, tendría el lector que leer Oboe y comparar su ámbito poético con el de sus décimas.

Un ejemplo de estas últimas aparece a continuación, y es un poema tomado de su decimario inédito De los árboles. Las décimas que lo conforman han sido forjadas en el difícil metro decasilábico y en rimas asonantes, y dispuestas en formato de verso libre. De tal suerte, que un ojo y un oído no entrenados pudieran no identificar en este poema las estrofas de diez versos y asumir el poema simplemente como estructuras abiertas.

El tema, por otra parte, se aviene con la profesión que estudió, pues Isbel es Licenciado en Biología, y con su vocación de lucha por la preservación del medio ambiente.


PINO


Tocado por las hojas del pino,
por el olor del pino, tan suave,
calladamente,
como quien trae no sé qué polvos claros,
qué trinos en el vientre fecundo, sin hijos,
voy entrando en este corredor.

Ah, conos vivos!
dónde quedó la madre rama?
cómo cambiaron la altura
por este tapizado de acículas sin miel,
ya sin voz?

Las resinas susurran el fonje gotear de sus cuerpos,
la asonancia de mi paso,
de este modo encarnan en mi huera tristeza:
desove lateral de un árbol sin sus flores
que guarda casto linaje y sexo,
simple ademán como ese silencio
de la heráldica.

Tocado así por las hojas del pino,
rubí oloroso,
muy despacio
entro.


Usted puede contactar con este autor mediante la siguiente dirección email:
dmcplaza@cubarte.cult.cu



La décima
en la UNEAC:
un espacio per se

Waldo González López ha logrado dotar de un sello propio a su tertulia La décima en la UNEAC (terceros martes de cada mes, 4 pm, jardines del Hurón Azul, en la sede nacional): no sólo la interconexión de la estrofa de diez versos en sus variantes escrita y oral, sino también sus vasos comunicantes con el bolero y otra formas del pentagrama nacional.

En su más reciente edición, dedicada especialmente al veterano repentista Orlando Laguardia por sus 75 años acabados de cumplir, se incorporó al tributo uno de los grandes de la improvisación, Adolfo Alfonso, para trenzarse con el homenajeado en un careo poético de conmovedoras resonancias.

La escritura estuvo presente con la lectura de poetas como Antonio Gutiérrez, de Las Tunas, y los capitalinos Hermes Pérez Caso, Modesto Caballero, Pedro Péglez González (los dos últimos en representación del Grupo Ala Décima) y Agustín López, que en sus textos reflejó temas de la cancionística cubana.

El aporte del reconocido sonero Rolando Montero, El Muso, que brindó a la cita íntima “mis décimas imperfectas, pero hechas de corazón”, cerró la velada cuando su voz privilegiada —acompañada por el coro desafinado e intenso de los contertulios— cantó a capella una antológica guajira-son de inolvidables octosílabos: Yo siempre me acordaré/ de los versos de aquel bardo/ yo siempre me acordaré/ de los versos de aquel bardo:/ Juan Nápoles y Fajardo/ llamado El Cucalambé.


Fotos: Cortesía de Waldo González López

Juan Luis
Hernández Milián,
jubiloso con la Feria en Matanzas

El laureado poeta y traductor literario Juan Luis Hernández Milián (Matanzas, 1938) vive días de júbilo con la Feria en su provincia. A los varios galardones recibidos a lo largo de su trayectoria como escritor, recién ha añadido el premio de traducción literaria José Rodríguez Feo por su trabajo con las obras de Alexander Pushkin El conde Nulin, Una casita en Kolomna, y Noches egipcias, y son muchas las felicitaciones que ha recibido de quienes lo quieren y admiran. Sobre esta faceta de su creación, acaba de publicar una entrevista el periódico Granma, a resultas de su intercambio con el periodista Ventura de Jesús, a quien se debe también la imagen que acompaña esta reseña.

Juan Luis ha merecido los premios Néstor Ulloa de 1980 (poesía) y 1981 (décima), así como el José Jacinto Milanés en 1984 (poesía). En 1985 ganó el premio Poesía de Amor Varadero y en 1986 fue mención de poesía en el concurso de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba. Se considera privilegiado, pues tanto Ediciones Matanzas como Vigía, dice, asumen sin reparo su creación literaria.

Del primero de estos sellos editoriales yumurinos es su decimario Entre página y marea, del cual ofrecemos un poema en estrofas concebidas en el tradicional metro octosilábico.


A veces la pluma arriba…

A veces la pluma arriba
a palabras que después
dan a ciegas un traspiés
y andamos a la deriva

febriles, en carne viva,
por escribir, mas se aferra
el corazón dando guerra
como si muriera ya:
la vida nunca será
libro de amor que se cierra.

Como intervino el galán
de noche en nuestros asuntos
y a los astros fuimos juntos
para merecer el pan
de hombre y de mujer que están
hechos por el mismo trazo

de esta vida en un abrazo
que nunca será de duelo,
en nuestra casa es el cielo
sin nube, mancha ni ocaso.

Sólo el agua semejante
en su más justa medida
de estar e irse enseguida
y eterna ser un instante…
Nunca la tendré bastante,
paso a paso, paso a paso,
sin temores al fracaso
por sus memorias me adentro
y en sus manos siempre encuentro
fuente pura, limpio vaso.

Que nunca nos sea en vano
poner el amor en verso:

no seas tú mi universo
que todavía es temprano
y nuestro amor —claro hermano
de otros amores— encierra
un poco el mañana y yerra
quien no confíe en el trigo;

yo a cada palabra digo:
¡vete a consolar la tierra!

jueves, febrero 22, 2007



José Manuel Espino:
“No soy
de los
que escriben para sí”

Prosigue la XVI Feria Internacional del Libro Cuba 2007 en su etapa correspondiente al occidente del país y a propósito de ello traemos a esta página a un destacado poeta joven, notable cultivador de la décima, oriundo del municipio de Colón, provincia de Matanzas, y residente en él: José Manuel Espino. En una entrevista para Juventud Rebelde, bajo la firma de Hugo García, reproducida luego por el sitio cultural matancero, se le retrata de este modo:

“José Manuel Espino Ortega nació en Colón, en 1966, y a poco de cumplir los 40 ya tiene más de diez libros publicados. Conversador como pocos, Espino Ortega es un auténtico promotor cultural, con gracia natural para llegar a todos, y en particular a los más jóvenes.

“Aunque licenciado en Economía, su atracción por la literatura lo ha llevado, al cabo de los años, a integrar la AHS y la UNEAC , organizaciones bastantes alejadas de su carrera inicial.

“Su habitual tono campechano no confunde a quienes lo rodean: Espino conoce muy bien las razones que lo impulsan a crear continuamente: «No soy de los que dicen que escriben para sí; yo lo hago para el otro, con absoluta fidelidad a mis pensamientos y principios, pero siempre pensando en emocionar. Me percato de que hay enorme avidez en la Isla por conocer a los nuevos escritores y eso me hace feliz. He tenido suerte pues con 21 años ya tenía publicado mi primer libro. Nunca me he movido de Colón y eso rompe el mito de que para que te conozcan tienes que vivir en la capital».

“Entre sus títulos más entrañables se encuentran Sueño de una noche de verano (Ediciones Matanzas, 1989), Barco de sueños (Ediciones Unión, 1995) y El libro de Nunca-Jamás (Editorial Gente Nueva).

(…) “Numerosos ha sido los premios nacionales obtenidos por Espino Ortega en talleres literarios, la cuna de muchos jóvenes autores como él. La Edad de Oro y La Rosa Blanca son galardones que lo ubican de lleno en la avanzada de la literatura infantil. «Algunos piensan que como ahora escribo para adultos la abandonaré. En lo absoluto. Son dos momentos de creación distintos. El libro para niños me devuelve la infancia y me hace un hombre más alegre, escribir para adultos desgasta más. Quiero ser un amanuense y un cronista de mi tiempo»”.

Cuba Ala Décima ofrece un poema en décimas endecasilábicas de José Manuel Espino.


DÉCIMAS PARA EL ENEMIGO

Me sentaré a la puerta
de mi tienda para ver pasar
el cadáver de mi enemigo.
Proverbio árabe

Quizás no sea verdad que mi enemigo
tropieza tantas veces con la escarcha,
que no tiene un candil para su marcha,
quizás no sea verdad que yo maldigo
la puerta que se abre y le da abrigo,
quizás no sea verdad este desvelo
escondiendo sus llaves con recelo
de que pueda llegar la primavera
y nos sorprenda juntos en la espera
de borrar para el otro todo el cielo.

Pero es tan sólo un sueño. Mi enemigo
cruzaba un puente muy alto, muy alto.
Iba a caer y un largo sobresalto
impidió su morir sin más testigo
que la noche cerrada y su enemigo
con sus trampas, con esas trampas mías
de ir ganando levísimas porfías,
de ser el vencedor cuando más pierdo,
cuando falsificamos el recuerdo.
Pero es tan sólo un sueño: Trampas mías.

Pobre del enemigo si me asecha
y jura romperá cualquier abrazo
en el juego sutil de su rechazo:
Mordaz obstinación. Mordaz sospecha.
Pobre del enemigo en cada brecha,
en cada tempestad que le prodigo,
ignorando que en su pecho prosigo
con tantas dudas siempre sobre mí
buscando al enemigo que perdí
para encontrarme de una vez conmigo.

Más información sobre este autor puede obtener en el sitio cultural de Matanzas, haciendo click aquí:

http://www.atenas.cult.cu/libro/espino.php?14

La brújula de
Lorenzo S
uárez Crespo



Ahora que
la XVI Feria Internacional del Libro Cuba 2007 anda en su etapa de las provincias occidentales, traemos a nuestra página a un significativo escritor de la provincia de Pinar del Río, notable cultivador de la estrofa de diez versos. Lorenzo Suárez Crespo nació en el municipio pinareño de Bahía Honda en 1943, es Licenciado en Literatura y Español, y trabaja
como especialista literario en el Centro Provincial del Libro y la Literatura. Cuenta con una amplia trayectoria de trabajo cultural que le valió en 1999 el Premio Nacional de Cultura Comunitaria, numerosos premios literarios y varios libros publicados, entre los cuales tiene un peso considerable la poesía para niños. De su decimario inédito La brújula del viajero, ofrecemos un poema.


¿POR QUIÉN DOBLAN LAS CAMPANAS?


I.


¿Por quién doblan las campanas?
Por el silencio que agrede,
por esa voz que no puede
ser eco de las mañanas.
¿Por quién doblan? Qué tiranas
golpean el bronce triste,
es que el domingo se viste
de una oración tan confusa
que hasta la iglesia, difusa,
tal parece que no existe.

II.

¿Por quién doblan las campanas?
Acaso por el viajero
que trazó su derrotero
a las rutas más lejanas...?

¿Por quién doblan? ¿Serán vanas
las promesas? ¿Con qué suerte
a cada golpe más fuerte
nuestros sentidos dislocan?
Es que en el bronce galopan
los caballos de la muerte.

III.

¿Por quién doblan las campanas?
Por el pasado que impela
y un presente que recela
en las horas más tempranas.
¿Por quién doblan? Cuán ufanas
viajan de la cruz al viento
y en sus ecos, al portento
de un repetido domingo,
muchas veces no distingo

si las sueño o si las siento.

IV.

¿Por quién doblan las campanas?
Por el recuerdo, la duda,
por la esperanza que anuda
tantas lágrimas y ganas.
¿Por quién doblan? Las ventanas
abren al par las cortinas.
De la calle a las colinas
alguien pregunta al tañido:
¿Dónde están? ¿Dónde se han ido?
¿Volverán las golondrinas?


Más información sobre su obra puede encontrarse en su página personal, del sitio Pinarte, de la cultura de la provincia. Haga click aquí:

http://www.pinarte.cult.cu/centrosyconsejos/superacion/pages/p12.asp

miércoles, febrero 21, 2007

Publicado Techo infinito,
de Pedro Juan Medina,
Premi
o Décima Joven 2005

Acaba de ver la luz por la Editorial Sanlope, de Las Tunas, el poemario Techo infinito, merecedor del Premio Décima Joven de Cuba en el 2005. Su autor, Pedro Juan Medina Domínguez (Trinidad, Sancti Spíritus, 1976) es un conocido de los lectores de esta página Cuba Ala Décima, donde aparecieron, en noviembre, estrofas suyas galardonadas en el encuentro nacional de talleres literarios. Pedro Juan ha alcanzado varios reconocimientos por su obra en narrativa y en versos, entre ellos el segundo premio en el V concurso nacional Ala Décima, en el mismo año en que conquistó más tarde el lauro del Décima Joven. De Techo infinito ofrecemos el texto que da título al conjunto.


Techo infinito,

Le están doliendo las tejas
más oscuras...
Alberto Garrido

niñez
tejida donde me arranco
los recuerdos. Sobre un banco
abuela su lividez
distrae, cruzo a través
de aquel jardín que acaricia
cada paso. En la ficticia
desmesura del aljibe,
mi infancia no sobrevive
a otro juego que se inicia.

Abuela en el banco emana
viejas costumbres, llovizna
sobre el dedal una brizna
dolorosa, ella desgrana
entre todos la manzana
que consigue. Madre crece
bajo el desaliento y – pese
a la sed de su bolsillo –
papá ovilla otro castillo
donde la casa envejece.

La fatiga busca un techo,
declino con él y acudo
al jardín (antiguo escudo
familiar). ¿Por qué sospecho
de esta inocencia? ¿Mi pecho
no será el mismo si aleja
su candor? Desde una vieja
travesura he vuelto a casa,
y la niñez que me abraza
pierde su edad
teja a teja.

 
Blogalaxia Blogalaxia