Cuba Ala Décima

Sitio del Grupo Ala Décima para los amigos del mundo interesados por la poesía escrita en estrofas de diez versos en español. Director: Pedro Péglez González. Subdirectores: Modesto Caballero Ramos y Karel Leyva Ferrer. Corresponsales: Miembros y colaboradores del Grupo Ala Décima. Asistencia técnica: Belkis Amión. (Visualización más aceptable por el navegador Mozilla Firefox)

jueves, agosto 31, 2006





RECORDARÁ SAN MIGUEL A NABORÍ



Por Pedro Péglez González

Fotos: Tamara Gispert



El próximo 30 de septiembre, Jesús Orta Ruiz, nuestro querido Indio Naborí, cumpliría 84 años, si su quebrantada salud no nos hubiera arrebatado su presencia física en la madrugada del 30 de diciembre del pasado 2005.

Sin embargo, su permanencia espiritual, bien lo sabemos, es imperecedera, en virtud de su legado de hombre y de creador: La huella inmarcesible de su magisterio, de su significación para la cultura del país, para el periodismo, para la literatura -y dentro de ella, en especial, para la poesía escrita e improvisada en décimas- se nos aparece siempre asociada indisolublemente a esa estela de amor, bondad y fidelidad a la Patria con que vivió y nos enseñó a vivir.

Merecedor del Premio Nacional de Literatura en 1995, entre los muchos reconocimientos que se le otorgó por su obra hay uno que acaso sintetiza su dimensión popular: el acuerdo del sexto festival internacional de los cultivadores de la estrofa de diez versos, celebrado en 1998 en Las Palmas de Gran Canaria, España, de instituir el 30 de septiembre como Día de la décima iberoamericana.

Encuentros habrá este año, a no dudarlo, con motivo de la fecha. Por lo pronto, el municipio capitalino de San Miguel del Padrón, otrora territorio rural de la periferia de la ciudad donde en 1922 nació el poeta, adelanta desde ya su cita de tributo al hijo ilustre: Ese sábado, a las 2 de la tarde y con entrada libre, en el Museo Municipal, muy cerca de la Virgen del Camino, cuya plazoleta fue testigo tantas veces de los pasos del bardo, la tertulia Entre poetas conducida por la poetisa Bertha María Gómez le rendirá homenaje con un programa que prevé la actuación del trovador Mario Darias y su proyecto musical, el cual incluye piezas que recrean textos del Indio Naborí.

Es el mismo espacio literario donde, en mayo del 2005 y con su participación, se creó la filial del Grupo Ala Décima en esa localidad, integrada por la ya mencionada Bertha y las también escritoras decimistas Idel Rosa Velázquez e Irasema Cruz, con el fin principal de promover el conocimiento de la vida y la obra del autor de Viajera peninsular. Empeño que alcanza continuidad en este encuentro, donde la poesía hablará de la cálida presencia de quien fue calificado por muchos como “el poeta del pueblo cubano”.





En la foto de la derecha, un momento del mencionado encuentro de mayo del 2005 en la tertulia Entre poetas. Junto a Naborí, la poetisa Bertha María Gómez, coordinadora de la filial del Grupo Ala Décima en San Miguel del Padrón.

miércoles, agosto 30, 2006


LA OTRA GUERRA
DE CARLOS ESQUIVEL

Recién publicado por la Editorial Sanlope su libro Toque de queda, Premio Iberoamericano Cucalambé 2005

Por Pedro Péglez González

Poco más de un lustro hay entre el anterior decimario de Carlos Esquivel Guerra, Perros ladrándole a Dios (Premio Nacional Cucalambé 1998; Editorial Sanlope, 1999) y este, recién aparecido bajo el propio sello: Toque de queda (86 págs.), que en el 2005 obtuvo el Premio Iberoamericano Cucalambé.

Resulta casi una petulancia comentarlo, después del abarcador análisis que, a manera de prólogo, Jesús David Curbelo hace in extenso (más de treinta páginas, magnitud inusual en esta colección) de toda la obra en versos del autor, a quien considera “una de las voces poéticas más interesantes que hay ahora mismo en Cuba”. Estudio este que, por supuesto, enriquece el volumen.

De uno a otro decimario, a despecho del lapso entre ambos, palpita el auténtico y singular universo poético de Esquivel (Elia, Las Tunas, 1968) y sus obsesiones recurrentes (en su acepción de retorno, y no por ello menos legítimas sino al contrario; por lo mismo más verosímiles, en tanto acusadoras de su calado en el ánima del poeta): El sentido verdadero de la vida y de la muerte, la noción de patria, la ineluctable condición de isla, la guerra como dramática experiencia humana (en su caso, con la autoridad añadida de haberla conocido en propia piel, como protagonista de filas).

El afán, dictado por una visceral necesidad, de hallar respuestas para esas obsesiones de ribetes ontológicos, es la otra guerra de Carlos Esquivel: una batalla permanente del espíritu por ensayar nuevos caminos al entendimiento humano -con permiso de Eduardo López Morales- y a su propio entendimiento con la existencia.

Dice Carlos desde las primeras páginas del libro: Y qué dejé sin olvido/ en el Dios que balbuceaba:/ ¿un mar? Pero el mar se acaba./ ¿Acaso quedó el sonido/ de una isla que ha dormido?// Todo es un viaje otra vez./ Todo es ser casa y después/ ser casa para ese olvido./ Como el hombre que ha fingido/ ser su casa en la vejez.

En esa línea, singular y auténtica, de indagación humanista desde la poesía escrita en estrofas de diez versos, y en la altura estética con que la plasma en este decimario -mayor a mi parecer que la alcanzada, ya notable, en Perros ladrándole a Dios- pienso que radica el saludable aporte que con Toque de queda hace su autor al caudal de la revitalización de la escritura cubana en décimas, milicia invisible -para decirlo con Roberto Manzano- de cuya avanzada Carlos Esquivel ha sido siempre mílite fervoroso.

domingo, agosto 27, 2006

RECUENTO

Premio Ala Décima 2005

Poema inconsciente, de Freddy Laffita









En el quinto concurso nacional Ala Décima, correspondiente al año 2005, participaron 125 cuadernos procedentes de todas las provincias del país. El jurado, integrado por María de las Nieves Morales, Leonel Pérez y Karel Leyva, todos miembros del Grupo Ala Décima, otorgó entonces el primer premio a la obra Poema inconsciente, de Freddy Laffita, de Las Tunas.

Nacido en 1971, Freddy es más conocido como trovador. Es uno de los cantautores más populares de la provincia tunera y se ha presentado en numerosos escenarios a lo largo y ancho de Cuba. El poeta indiscutible que es, se revela en los textos de sus canciones, y desde luego, en sus poemas, aunque en la publicación de estos haya tenido menos fortuna.

Como es habitual, el Grupo Ala Décima publicó, en modesta edición, un folleto con los versos de Poema inconsciente. En su prólogo, con la firma de quien presidió el jurado, María de las Nieves Morales, Premio Iberoamericano Cucalambé 2002, se comenta lo siguiente:

“No hay en Poema inconsciente devaneos estructurales, ni artificios. Tampoco las transgresiones formales que tanta frescura y originalidad aportan (aunque no en la totalidad de los casos) a la décima cubana actual. Freddy apuesta -y muy acertadamente- a la potencia explosiva de la palabra y propone una estampida de veinte décimas octosilábicas a puro pulmón, que contienen y desbordan al ser humano actual con todas sus miserias y esperanzas, sin necesidad de apelar a una envoltura más compleja. Abundan, sin sobrar y sin alardes de intelectualismo, las referencias culturales más diversas: al llamado del poeta acuden Whitman y Cellini, Judas y Vallejo, Dylan y Van Gogh, y una Virgen María tratada, al decir de Benedetti, “con irreverencia y gratitud”.

“Pero no importa si el lector conoce o no a profundidad estas referencias, por encima de ellas el verso sacude y estremece, desviste dolores y desgarraduras que nos parecen propios y nos levanta en vilo hacia la búsqueda interior de un mundo al cual pertenecer”.

Cuba Ala Décima ofrece a continuación las décimas iniciales y finales del texto entonces premiado.


POEMA INCONSCIENTE


No me rodee la gente.

Apague usted esa cruz.

Que me cuelguen de la luz.

Soy un paria. Escriba urgente:

yo quiero morir de frente

sobre la espalda del día.

Yo quisiera ser la fría

mañana que en París llueve.

Yo quisiera ser las nueve

y en los pechos de María

beberme la eternidad.

Quisiera sobrevivir

de pronto, reconvertir

el vino en agua, ciudad;

hacer de mi soledad

multitudes, o en defecto

ser el futuro perfecto

que se ha perdido en gramática.

Comprendan, pues, mi dramática

situación -sigamos recto-

y no me digan que hay cosas

prohibidas o en verso libre.

A quien de soñar me libre

le diré que hay caprichosas

verdades: yo he visto rosas

inútiles y jardines

donde lobos y delfines

respiran un mismo acento.

Allí vi a padre; iba lento

como dios a sus confines


(…)


dejarme crecer la barba

como los dioses, ser ágil

aunque el tiempo -el tiempo frágil-

olvide que soy la larva

del tiempo. Ya el mundo escarba

con una pezuña triste

en los roperos, existe

materialmente, se oxida,

tiene madre, dice vida;

la asume como quien viste

su primer último traje

mientras yo canto canciones

sin morir, sin más razones

que andar de paso en mi viaje

por las galaxias. ¡Qué ultraje

ser poeta! Pero os digo:

hay células en el trigo

que no os conocen, hay nuncas

inhóspitos, hay dos truncas

divinidades que sigo

temiendo, siempre temiendo

como debe ser. Por tanto

no he dicho nada -soy santo.

Sólo dije, resumiendo:

Oh, padre, me estoy muriendo.

Cuál es mi culpa si sé

que a nadie importa mi fe,

si sostengo el aire grácil

porque morir es tan fácil

pero escuchen: quiero que

no me rodee la gente.

Apague usted esa cruz.

Que me cuelguen de la luz.

Soy un paria. Escriba urgente:

yo quiero morir de frente

sobre la espalda del día.

Yo quisiera ser la fría

mañana que en París llueve.

Yo quisiera ser las nueve.

Y en los pechos de María.





Porque en mi ciudad hay pozos cerrados con recias llaves… Óleo sobre tela, 60 x 80 cm, de Carlos Rafael Vega, miembro del Grupo Ala Décima, inspirado en este texto y entregado al autor como parte del premio. Utilizado luego como ilustración para la portada del folleto publicado.





Carlos Rafael Vega (Ciudad de La Habana, 1968). Su obra ha recibido numerosos reconocimientos en salones de artes plásticas.



COTORRO INVITA A SU CAMELLO

El departamento de Literatura de la Casa de Cultura del municipio capitalino del Cotorro convoca a su concurso de poesía Camello Rojo 2006, en el que podrán participar todos los autores residentes en el país. Las obras tendrán una extensión máxima de cien versos y serán presentadas por triplicado, mediante el sistema de seudónimo y sobre aparte con los datos del autor. Podrán presentarse o enviarse antes del 29 de septiembre a: Premio Camello Rojo 2006, Dpto. de Literatura, Casa de Cultura Cotorro, Ave. 101 No. 1802, Centro Cotorro, CP 14000. Se otorgará un premio único de 500 pesos MN. El grupo literario “Palabras Inconexo” otorgará el premio especial “La fuga del ángel”, en homenaje al Indio Naborí, para las obras de poesía escrita en décimas, el cual consistirá en obras de arte y libros. La premiación del Camello Rojo será el 21 de octubre a las 6 pm en el teatro de la Casa de Cultura del Cotorro.

sábado, agosto 26, 2006

DÉCIMA JOVEN HASTA
EL 12 DE OCTUBRE


CONCURSO NACIONAL DÉCIMA JOVEN DE CUBA 2006



La Casa Iberoamericana de la Décima y el Centro Provincial del Libro y la Literatura en Las Tunas convocan al concurso nacional Décima Joven de Cuba 2006 en su XII edición, sobre las siguientes bases:

- Podrán participar todos los escritores residentes en Cuba hasta un límite de 35 años de edad.

- El tema será libre.

- Se concursará con un libro de décimas no inferior a las 20 décimas (200 versos) ni superior a las 30 (300 versos).

- Los trabajos deberán presentarse en original y dos copias, mecanografiados a dos espacios, por una sola cara.

- Se identificarán con un seudónimo en la cubierta y en un sobre cerrado se incluirán nombres y apellidos, dirección particular y curriculum vitae del autor.

- Los cuadernos o libros no ofrecerán datos que remitan a su autoría, en cuyo caso saldrán de concurso.

- El jurado estará integrado por prestigiosos escritores e investigadores del género.

- Las obras se recibirán sólo a través del correo postal o entrega personal en:

Casa Iberoamericana de la Décima “El Cucalambé”

Calle Colón No. 161

entre Francisco Vega y Julián Santana

Las Tunas, CP 75100

- Ante cualquier duda o preocupación puede contactarnos a través del teléfono 47380 o nuestro correo electrónico: cdecima@tunet.cult.cu

- Se otorgará un premio único e indivisible consistente en $1000.00 MN y la publicación de la obra.

- La AHS de Las Tunas otorgará un premio, consistente en una obra de arte, al finalista más joven.

- El plazo de admisión vence el 12 de octubre del 2006 a las 5:00 pm.

- Los resultados se darán a conocer en la actividad caracterizadora Café converso correspondiente al mes de octubre de 2006.



Gracias por visitar mi Blog. Vuelva pronto. ESPERO POR SUS OPINIONES. Muchas gracias


miércoles, agosto 23, 2006


RECUENTO

Premio Ala Décima 2004


Los Césares perdidos,

de Odalys Leyva



En el cuarto concurso nacional Ala Décima, correspondiente al año 2004, participaron más de 50 obras procedentes de todo el país. El jurado, integrado por Luis Hernández Serrano, Olga Lidia Pérez y Modesto Caballero, todos miembros del Grupo Ala Décima, otorgó entonces el primer premio al cuaderno Los Césares perdidos, de Odalys Leyva Rosabal.

Nacida en 1969 en Jobabo, Las Tunas, desde niña fue a residir con su familia a Guáimaro, Camagüey, hasta que recientemente se trasladó a la ciudad capital de la provincia tunera. Es una de las voces destacadas de la poesía cubana actual, en especial la escrita en estrofas de diez versos. Cultiva también la literatura para niños. Ha publicado poemarios en Cuba y México y obras suyas han aparecido en revistas y plaquettes. Ha recibido numerosos galardones por su obra en verso y prosa. El más relevante, el segundo premio alcanzado en este 2006 en el concurso iberoamericano Cucalambé con su libro inédito Los Césares perdidos. Preside el Grupo de poetisas “Decima al Filo”, el cual fundó en el 2002, agrupación con la que el Grupo Ala Décima mantiene relaciones de estrecha colaboración.

Como es habitual, el Grupo Ala Décima publicó, en humildísima edición, un folleto con los versos de Los Césares perdidos. En su prólogo, con la firma de Luis Hernández Serrano, presidente del jurado, se comenta lo siguiente:

“Los inefables tropos que deambulan serenos entre las 905 palabras de Los Césares perdidos, cantan por los versos de esta “convicta” de la poesía, nueva Ariadna que ve romperse el hilo y no claudica desde su “extraña soledad”.

“Su imaginería refleja motivos de toques existenciales y ella sabe muy bien por qué revela que al final sólo hay el muro/ de un hospicio donde abjuro/ de todo Que nada importe/ cuando he perdido en el norte/ de otro cuerpo mi futuro”.

Ofrecemos, como de costumbre, un fragmento de la obra de Odalys premiada en el IV concurso nacional Ala Décima.


LOS CÉSARES PERDIDOS


Para R. G. S.


Porque he llorado al César tantas veces

en mi difícil traje de ermitaña

la soledad en mí no es cosa extraña

aunque el fuego desnuda mis reveses

¿Dónde guardo el calor que largos meses

disfrutara mi cuerpo lisonjero?

¿Adónde ha de partir mi desespero?

Ave César desata tu lujuria

que mi cuerpo se funde en la penuria

como el magma en volcánico aguacero


II

Me perturba tu indómito ostracismo

(mi remedio es oculta paradoja)

Si no valgo ante ti si soy la floja

mordedura si el trono no es el mismo

por qué voy a rendir a tu egoísmo

una lágrima más Tu ciencia fría

se resume en vulgar paleografía

mientras yo de tu inútil parquedad

construyo lentamente una ciudad

sin la praxis de tu filosofía


III

Será la piromancia tu obituario

cuando el cuerpo su llanto ya no calme

pero serán mis lágrimas la oxalme

que guardará tu grito reaccionario

Roma tendrá en secreto el relicario

de aquel dolor pasado

ya neolítico

tu recuerdo caerá sobre lo mítico

de mi propia leyenda sin fisuras

Será un placer cargar mis helgaduras

con tu obsoleto salmo de amor crítico


IV

Qué absurda la marioneta

que en las noches sin relente

echó su savia elocuente

en mi paciencia discreta

Fui rehén la fácil treta

quedó escondida en mi espejo

(alguien frunce el entrecejo

cuando en pequeña venganza

pongo infiel en la balanza

el rostro del que me alejo)


V

¿Por qué mi ropa raída

si los dulces manantiales

que conservo son iguales

al agua de mi partida?

¿Por qué la herida? ¿Mi herida

no acaba en el Coliseo?

¿Quién soy? ¿Quién soy si ya veo

como Ariadna roto el hilo?

Soy Penélope y vigilo

el retorno de Odiseo


VI

César ¿sabes qué presagio

se hunde en mis carnes? Traición

purgada en la salvación

es mi suplicante adagio

Roma no sabe el naufragio

que en tus paredes se oculta

César el placer sepulta

las piedras de mi paciencia

porque en mí estalló la urgencia

de un abandono que insulta


¿Temes a la maldición

al acoso de una brújula

que te guía hacia mi esdrújula

y noctámbula pasión?

¡No soy la superstición

que huyendo del espectáculo

echa flor en el umbráculo

ciego de una luz proterva!

César la dama y la cuerva

se redimen ante el báculo


VII

Porque en Roma no ha llovido

al fragor de la costumbre

es que padezco esta herrumbre

con fantasmas del olvido

¡Qué terrible es el descuido!

Al final sólo hay el muro

de un hospicio donde abjuro

de todo Que nada importe

cuando he perdido en el norte

de otro cuerpo mi futuro




Los Césares perdidos, óleo sobre tela de Carlos Rafael Vega, miembro del Grupo Ala Décima; obra inspirada en el cuaderno de Odalys y entregada a la autora en la ceremonia de premiación como parte del Premio. Utilizada al año siguiente como ilustración para la portada del folleto publicado.






Carlos Rafael Vega (Ciudad de La Habana, 1968. Ha recibido numerosos galardones en salones de artes plásticas).

Fotos: Tamara Gispert, colaboradora destacada de Ala Décima.


SIBANICÚ CONVIDA A DECIMISTAS

Concurso Literario “Eliseo Saavedra Caraveo” 2006

El Sectorial Municipal de Cultura de Sibanicú, Camagüey -a través de la Sección de Literatura y en coordinación con la Asociación de Poetas Improvisadores del Territorio Oriental de Cuba-, convoca al Concurso Literario “Eliseo Saavedra Caraveo”, en homenaje póstumo a esta alta figura de la cultura en Sibanicú, querido y prestigioso cultivador de la décima.

BASES:

1. Podrán participar todos los poetas e improvisadores residentes en Cuba.

2. Modalidades de concurso:

A) DÉCIMA ORAL

B) DÉCIMA ESCRITA

3. Formas de concurso:

A) Los improvisadores solicitarán su inscripción, a la Sección de Literatura de la Casa de Cultura “Wifredo Lam”, en la siguiente dirección: Carretera Central Nº. 114, entre Camilo Cienfuegos y José Tey, Sibanicú, Camagüey; Código Postal: 72700. Realizada la inscripción, los improvisadores serán invitados a la jornada de concurso, que tendrá lugar ante el público, en Sibanicú. Cada concursante demostrará su talento en la modalidad de pie forzado, y en la improvisación de décimas de tema libre.

B) Los escritores deberán enviar sus obras a la Sección de Literatura en la Casa de Cultura “Wifredo Lam”, en Sibanicú. Cada escritor podrá presentar hasta 4 (cuatro) décimas independientes o como parte de un conjunto. Las obras se presentarán por triplicado, mecanografiadas o impresas en computadora; y deberán contener los siguientes datos del autor: nombre completo y dos apellidos, número de carné de identidad y formas de localización (dirección particular, teléfono, correo electrónico, u otras formas).

4. Fecha de vencimiento:

El 15 de septiembre de 2006 cierra el plazo de recepción de las solicitudes de inscripción (modalidad A) y de las obras escritas (modalidad B).

5. Premios:

En ambas modalidades de concurso, un Jurado compuesto por escritores, especialistas literarios e improvisadores, otorgará los siguientes premios y reconocimientos:

A) Un PREMIO consistente en $ 200.00 (doscientos pesos, MN) al mejor improvisador. Además, las Menciones que el Jurado estime pertinentes.

B) Un PREMIO consistente en $ 500.00 (quinientos pesos, MN) a la mejor obra escrita. Además, las Menciones que el Jurado estime pertinentes.

6. Premiación:

La ceremonia de premiación tendrá lugar la noche del 20 de octubre de 2006, en Sibanicú, como colofón de una canturía popular en homenaje a la figura de Eliseo Saavedra Caraveo y a la cultura cubana.


NOTA: Para mayor información, comunicarse con la Sección de Literatura o con la Dirección de la Casa de Cultura “Wifredo Lam”, en Sibanicú, Camagüey, a través del teléfono: (32) 38521, o mediante el correo electrónico: msibanicu@pprincipe.cult.cu


(Cuba Ala Décima agradece a sus colaboradores destacados, los poetas Diusmel Machado e Isbel Díaz Torres, el envío de esta convocatoria)

domingo, agosto 20, 2006



DÉCIMAS DEL CONTRAPUNTO
ENTRE LA VIDA Y LA MUERTE



(Del libro Cántaro inverso, de Pedro Péglez González,

Premio Iberoamericano Cucalambé 2004;

Editorial Sanlope, 2005)


El contrapunto entre la vida y la muerte, el dudoso destino del ser humano en el convulso mundo contemporáneo, el sentido de la existencia, la incierta perdurabilidad de la huella humana, son temas que afloran en estas décimas, en las cuales el autor intenta el diálogo con grandes escritores muertos, para terminar apostando por proseguir la búsqueda de la luz.




TAKE THY BEAK FROM OUT MY HEART *


* The Raven, E.A. Poe


Para Juana Carrasco

“Caerán los ladrillos, las cornisas, las pequeñas

ventanas, las balaustradas de madera de las

escaleras (…) Se irá un testigo mudo de los

días neoyorquinos de Edgar Allan Poe y Manhattan

perderá otro encanto…”

(Diario Juventud Rebelde, 8-10-2000)



¿Y después después de todo

qué nos queda de la vid?

¿El polvo de Amity Street

85 y el lodo

antes de la lluvia?

¿El modo

de ser silencio otra vez?

Ah Edgar Allan la Third West

no es calle sino sepulcro

que nada sabe del pulcro

pájaro negro el envés

de un manuscrito extraviado

en la botella del siglo

The Raven entre un ceñiglo

de oro sobre el busto ajado:

Blanco y negro bajo el hado

del áureo animal protervo

¿Volverá un día el acervo

virginal de tu Lenore?

Ah Edgar Allan

-Nevermore

-grita el cadáver del Cuervo




CARTA AL MANCO QUE NO QUERÍA ACORDARSE


Don Miguel:

Para el espejo no hay sitio. Algún tragaluz regurgita un arcabuz que me apunta al entrecejo del ala. ¿Seré el hollejo en una mano longeva de parroquias? La manceba procesión de viejas cruces me besa y lanza de bruces a su Verdad: otra cueva, otra cueva de Medrano. ¿Cómo escapar de esta ancha deuda nuestra? ¿De La Mancha cómo retirar la mano trunca? ¿Lloveré en secano si siempre irrumpe ese estero tan gris?

Yo tampoco quiero recordar a Argamasilla de Alba pero la escotilla sigue ahí.

Fiel,

su escudero




A LA SOMBRA DE UN TAL MAIAKOVSKI



Vámonos

Valodia

al año de las banderas

No vuelvas la pierna al hoy

a estas selvas de estroncio

Quédate paño rojo

Reescríbeme El Baño en el índice

Yo puedo disolverme

en el denuedo

de apuntar sin tu escapada

futurista

Al camarada aquel regrésalo

al ruedo de la lumbre

Tengo miedo de quedarme

sólo en foto de mi padre

sólo en voto de castidad

Tengo un dedo

sólo un dedo

Te concedo su vértigo

y su clemencia

Yo no quiero

en la inocencia ser la tapia

Yo conjuro el dolor

que empuja el muro

contra el ónix

(La demencia es no estar

loco de ausencia)

Conjuro el óbice

al puma

al errático de espuma

la espada de la imprudencia

(perdóname Ilich)

la esencia del proscrito

y del postrero

Valodia

vpiriod

No quiero olvidarme

que te olviden

No dejes

que te suiciden

otra vez

porque me muero






BALLAD FOR PAPA


A la memoria de mi hermano Nelio Contreras



La mar es sólo una aguja

(Está muy triste la mar)

Escopetazo

Pilar

al pairo

El África estruja

su alarido

(Quizá ruja

una gacela)

En adiós

va Frederick Henry a los

brazos de Barnes

¿Por quién

doblan las campanas?

¿En

qué fuga tu sangre oh dios

oh dios broncíneo del verbo?

Roaring twenties

¿Avestruz

o vengativo trasluz

por toda la sombra?

(Acerbo

Thomas Hudson)

Salta el ciervo

sobre el abismo de tu ojo

Escopetazo

El cerrojo

hacia la vida se escapa

The sun also rises Papa

(Pero siempre nace rojo)




MANUSCRITO HALLADO DENTRO DE UNA BOTELLA

EN ALTA MAR, NO LEJOS DEL BÓSFORO


Para Karel Leyva



Ahora soy yo el que te llama desde el borde del Mar Negro. Padre, padre, ¿cómo alegro el agua gris? ¿Quién aclama tu frente bajo esta rama torcida del abedul? Si ya Sofia y Estambul no son tan lejos. ¿Qué sed te amaino yo, tu Memet? Si ya Moscú no es azul. Padre, padre, ¿dónde están el hombro, la certidumbre, la homínida mansedumbre en la cola de Sheytán? ¿Dónde se quedó el diván de planear tiempos lunares? ¿Y el estribo? Los ijares del porvenir no reaccionan y funcionan y funcionan los reactores nucleares de espalda al sol. Vieja edad retorna en un turbio auspicio al espejismo del juicio global del ego. Heredad de embudo. Padre, ¿verdad que tú me oyes? Deja fijo sobre mi pecho el alijo. Descansa en mí. La añoranza ahora soy yo. La esperanza sigue siendo el hombre.

Tu hijo




PALABRAS ANTE LA CASA DE LA CALLE DE PAULA


Yo sé de un pesar profundo...

José Martí


¿Penas? ¿Quién osa decir

que me escamoteó el espanto

la terca luna?

Lepanto

no es más que el modo de asir

la pestaña de zurcir

con la otra mano

Si pliego

mis ventanas de labriego

impenitente ¿a qué pies

veremos alma quién es

quien te da el tósigo ciego

de amanecer?

¿En qué ruego

habré perdido el pivote

donde sembraste un cenote

después del rayo y del fuego?

¿Y si quedo en sauce?

Luego

de atar la lluvia y crujir

hay montes y hay que subir

Entonces cuando el remanso

revuelva el pistilo manso

¿tendré tiempo de sufrir?

 
Blogalaxia Blogalaxia